Noviembre arrancó muy bien en lo cambiario. De hecho, en los primeros cinco días hábiles el BCRA logró revertir el signo y fue comprador de divisas por USD173 millones. A partir del sexto día hábil, la tensión reapareció, la autoridad se volvió vendedora de dólares y ya se deshizo de alrededor de USD237 millones. Las reservas netas rompieron la barrera de los USD5.000 millones. El cruce entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el presidente del BCRA, Miguel Pesce, le agregó incertidumbre a un panorama ya de por sí inestable.

Desde junio que el BCRA no lograba comprar dólares. En aquel entonces, en los primeros cinco días del mes alcanzó a reforzar sus reservas con operaciones por USD313 millones. El arranque de noviembre fue más modesto, con compras por USD173 millones pero sí dio buenas señales e incluso vino acompañado con una mejora en las expectativas de devaluación, que se observó en una baja de la brecha cambiaria. Sólo la caída en el valor del yuan empañó las cuentas e hizo bajar las reservas en ese contexto.

El punto máximo fue cuando el 9 de noviembre logró comprar USD113 millones, el récord desde el 29 de mayo. El BCRA celebró en aquel entonces y lo convirtió en un anuncio en off. Desde ese preciso día, el signo cambió y ya el 10 de noviembre la autoridad monetaria tuvo que vender USD27 millones. 

Los datos oficiales llegan hasta ahí. Pero desde el mercado fueron adelantando la continuidad de esa dinámica. Desde ABC Mercados adelantaron: el miércoles 11 de noviembre el Central vendió alrededor de USD50 millones. El 12, unos USD80 millones y el 13 nuevamente otros USD80 millones. Es decir, ventas por USD237 millones que en solo cuatro días revierten por completo el saldo de lo que va del mes. Un ritmo de casi USD60 millones diarios.

En los paralelos, aunque el Contado Con Liquidación (CCL) sigue mostrando estabilidad de la mano de la venta de bonos del BCRA, el dólar blue hoy trepó hasta los $172 y reabrió la expectativa de devaluación creciente.

La lectura macro de grandes rasgos no tiene demasiadas grietas entre analistas, en ninguna parte del arco ideológico: para los más ortodoxos, y también para los más heterodoxos, la emisión monetaria récord pandémica, de $1,5 billones para financiar al Tesoro y su gasto extraordinario que buscó sostener a empresas y hogares frente al desplome del ingreso, es la explicación de la presión cambiaria. 

En ese marco, las señales pro mercado de Guzmán no alcanzaron para continuar en la buena senda. Pese a que anunció un recorte del gasto pandémico con la suspensión del IFE 4, a que comenzó a esterilizar pesos desde el Tesoro vía Adelantos Transitorios y a que comenzó las conversaciones con el FMI para avanzar en un nuevo programa, el signo cambiario volvió al escenario previo.

Las visiones del mercado

El analista financiero Christian Buteler sostuvo: “Las señales de Guzmán no alcanzan porque la desconfianza generada ya es muy grande y la pelea con Pesce, hecha pública por ellos mismos, no ayuda. Lo cierto es que esos días de saldo positivo en el MULC no eran algo para festejar, cuando con tanto cepo sos prácticamente el único actor que compra. Lo preocupante, claro, es volver a ser vendedor incluso en ese contexto”.

El head of Strategy de Balanz, Ezequiel Zambaglione, desdramatizó un tanto. Afirmó que, con el estado de cepo actual, los signos positivos o negativos del mercado cambiario no están tan relacionados con los humores y expectativas, sino con ritmos de pagos de intereses de deuda pública y privada e importaciones y cobros de exportaciones, que ya están pautados de antemano y son conocidos por el BCRA. La única cuenta con cierta incertidumbre es la del dólar ahorro, aunque está limitada por el escaso acceso permitido por el cepo.

Dijo: “El único actor hoy que puede tomar una decisión discrecional en el mercado cambiario es el exportador. Pero no creo que decida no hacer hoy una exportación porque algo no le gustó. O vender porque hubo un shock de confianza. Sí tiene influencia, por ejemplo la brecha, en las decisiones de acá a tres meses. Los pagos de intereses ya están pautados y los pagos de los importadores los administra el BCRA”.

El reloj de arena de las reservas

Las reservas netas, formadas en parte por oro y por DEG del FMI, rompieron la barrera de los USD5.000 millones en la última semana. Según la consultora LCG, quedaron en USD4.800 millones y habían arrancado el mes en USD5.300 millones.

Ese poder de fuego que le queda al BCRA es protagonista de muchas discusiones. Para algunos analistas también hay que contar el swap, de casi USD20.000 millones, que podría servir para pagar importaciones desde China. Para otros solo no hay que contar eso, sino que tampoco los encajes ya que, si los ahorristas en dólares se enteraran de que la autoridad monetaria está usándolos, podrían generar una corrida bancaria.

Además, otros afirman que no hay que contar las reservas en oro y DEG del FMI, ya que no serían activos líquidos. En ese caso se daría una paradoja, ya que las reservas líquidas estarían en niveles negativos y sin embargo el BCRA está vendiendo dólares. En rigor, la existencia de oro, que se puede cambiar por dólares, es una garantía de que la autoridad monetaria tiene con qué respaldar el uso de dólares de alguna otra cuenta como, por ejemplo, los encajes.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

La pobreza volvió a crecer en septiembre

La pobreza volvió a crecer en septiembre

Por consumo y reapertura, la actividad superó el nivel prepandemia

Por consumo y reapertura, la actividad superó el nivel prepandemia

Los costos empresarios crecieron 59% anual

Los costos empresarios crecieron 59% anual

La industria retomó el crecimiento en septiembre

La industria retomó el crecimiento en septiembre

El uso de máquinas industriales y el mejor agosto desde 2017

El uso de máquinas industriales y el mejor agosto desde 2017

El BCRA rema para llegar a la cosecha fina y la brecha no baja

El BCRA rema para llegar a la cosecha fina y la brecha no baja

Por inercia, la inflación se disparó y fue de 3,5%

Por inercia, la inflación se disparó y fue de 3,5%

Precios e inflación: acuerdo récord para no aumentar productos básicos por 90 días

Acuerdo en tiempo récord para no aumentar productos básicos

La falta de inversión le pone el freno de mano a la recuperación

La falta de inversión le pone el freno de mano a la recuperación

El rojo primario rozó los 200.000 millones de pesos en septiembre

El rojo primario rozó los 200.000 millones de pesos en septiembre