La vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, negó que el Gobierno vaya a devaluar ya que los "números duros" no indican que el país vaya en ese camino y no lograría resolver los problemas de la economía argentina. Además, remarcó que la única forma de liquidar la brecha entre el dólar oficial y el paralelo sería quitando los controles cambiarios, como hizo el expresidente Mauricio Macri, lo cual "tampoco funcionó".

"Los números duros hoy de ningún modo indican que la Argentina tenga que vivir otra devaluación, muchos economistas que no son de nuestro espacio político lo reconocen. Si devaluamos ¿cuál es el problema que vamos a resolver? Ninguno. Nos vamos a poner más problemas en la mochila, y ya tenemos suficientes", sostuvo Todesca durante una entrevista con C5N.

En ese sentido, recordó que "a lo largo de la historia argentina las devaluaciones son contractivas", es decir, "soltás el tipo de cambio, pega un salto grande, ese salto rápidamente pasa a precios, esos aumentos de los precios se comen el poder de compra de los salarios y jubilaciones, se te cae la demanda porque la gente puede comprar menos y se contrae la economía".

"Este año la economía Argentina va a estar cayendo en torno al 12%. ¿Cuál sería la ventaja de devaluar? ¿Generarle más contracción a la actividad económica, que los salarios pierdan aún más poder adquisitivo del que han venido perdiendo en los últimos dos años y medio?", cuestionó.

Como único aspecto positivo de la devaluación Todesca mencionó que podría ser "un shock de exportaciones sólo por precio", lo cual "es difícil en este contexto internacional". "Algunas personas plantean 'bueno, pero liquidás la brecha'. Liquidás la brecha si devaluás y si sacás todos los controles. Y si sacás todos los controles, eso es Macri, que tampoco funcionó", sentenció.

La funcionaria repasó que "durante 20 meses" en 2016 y 2017, durante el gobierno macrista, "sin ningún tipo de regulación en el mercado cambiario la Argentina no sólo retomó niveles de endeudamiento que hace años no veía, sino que tuvo que terminar pidiéndole plata al Fondo Monetario Internacional porque se generó una crisis en la balanza de pagos".

Con respecto a las herramientas con las que cuenta el Gobierno para resistir la presión devaluatoria de los dólares paralelos, como el contado con liquidación y el blue, Todesca aseguró que existen formas que hacen que "la economía Argentina puede funcionar con este tipo de cambio". El dólar oficial hoy está por arriba de los $78.

"El tipo de cambio real multilateral no está atrasado. Esa serie es publicada por el Banco Central y no está disputada con nadie, es un tipo de cambio que está relativamente bien. No tenemos en el futuro cercano pagos importantes de deuda en moneda extranjera, porque la deuda se reestructuró, las provincias están haciendo su parte y le hemos pedido al sector privado que haga algún ejercicio de alargamiento de plazos en el pago de capital", enumeró la economista.

En este sentido, detalló que "tenemos saldo comercial positivo, estamos exportando más de lo que importamos, con lo cual tenemos un saldo anual importante de divisas a nuestro favor", y por último "tenemos las reservas internacionales". "¿Nos gustaría que fueran más altas? Sí, pero tenemos un nivel de reservas que nos permite seguir adelante con esta política cambiaria", afirmó.

Además, resaltó que "tampoco el tipo de cambio está frenado" y no se utiliza el valor del dólar "como ancla". "Estamos haciendo pequeños deslizamientos del tipo de cambio que acompañan la inflación", subrayó.

Todesca remarcó que en la política cambiaria "uno tiene que ir deslizando el tipo de cambio para que no pierda en términos reales y donde las expectativas de devaluación son complejas. Por eso la brecha no es un chiste, no es algo que no tenga impacto, aunque no tenga impacto directo sobre los precios hoy", como sucede con el contado con liquidación, que no afecta los precios directamente pero "mete ruido y hay una búsqueda de generar aún más zozobra en una sociedad que viene de una crisis de balanza de pagos muy fuerte y que está en medio de una pandemia".

Dado que "a aquel que tiene capacidad de ahorro lo que le interesa es no perder contra la inflación", el Gobierno desarrolló "distintos instrumentos en los que uno puede poner sus pesos y no perder contra la inflación", como un "estímulo" a ahorrar en la moneda nacional, destacó la funcionaria.

Pago de importaciones

Si bien los datos del Indec muestran una caída en las importaciones y en el Banco Central se registra un incremento en la cantidad de pagos adelantados de importaciones, Todesca aclaró que "el problema de comparar los datos del Indec con los datos del Banco Central es que los datos del Indec son devengados y los del Central son pagados en caja, entonces puede haber diferencias cuando uno mira, por ejemplo, en el mismo trimestre", aunque "en el año deberían más o menos converger".

"Yo puedo comprar maquinaria afuera, anoto la importación y sin embargo pagarla en varios tramos. Lo mismo pasa con las exportaciones. Son dos cifras que hay que ir mirando pero que no se pueden comparar estrechamente una con la otra. Una es devengada, y la otra es caja", agregó.

De todas formas, detalló que "se nota un incremento en las importaciones, particularmente en septiembre, y es muy característico cuando hay brecha o expectativa de devaluación que quienes estaban por hacer una importación digan 'me apuro, hago la importación ahora, porque no sé a cuánto va a estar el tipo de cambio más adelante'", por lo que "parte de eso puede estar sucediendo ahora".

"Este es un momento muy particular, porque la economía real está mostrando signos de recuperación, entonces también es interesante que algo de las importaciones se recupere. Eso iría de la mano de cierta recuperación en la actividad económica", sumó.