En el marco del plan de auxilio a las pymes presentado la semana pasada por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el Ministerio de Trabajo pondrá en marcha un régimen de regularización para pequeñas y medianas empresas que registren deudas por infracciones laborales.

Entre sus facilidades, el Ministerio de Trabajo realizará la remisión de intereses moratorios o punitorios con descuentos del 100% al 50%; la posibilidad de pago al contado o hasta tres cuotas sin interés; y la financiación de hasta en 48 cuotas.

En ese sentido, la ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec, precisó durante una entrevista con Télam que esa cartera "infracciona a las empresas si el trabajador no está registrado o está mal registrado, o ante faltas a las normativas de seguridad e higiene".

"En la última gestión se puso más el foco en las pequeñas que en las grandes empresas. Y muchas veces a las pymes les cuesta cumplir la normativa. Entonces, no queremos que dejen de cumplir bajo ninguna circunstancia, pero entendemos que en algunos casos el pago de la multa y de los intereses se vuelven difíciles", explicó.

Expuso que, además, eso "termina en línea con nuestra idea de que no se trate de recaudar, sino de que se cumpla la normativa" y analizó que "si se ahoga a las pymes, lo más probable es que precaricen más y ahorren en cuestiones de seguridad y salud en el trabajo".

"Por eso, dada la situación de emergencia, decidimos no perdonar el capital de la multa pero sí condonar los intereses punitorios y establecer para el capital planes de pago", graficó Ruiz Malec.

En ese tono, subrayó que "en la provincia se perdieron 100 mil puestos de trabajo registrado en los últimos 4 años", estimó que "la crisis realmente es grave" y manifestó que el Gobierno debe "ayudar a las pymes desde lo impositivo, lo crediticio y las multas".