Luego de que el Indec publique los datos de desocupación del segundo trimestre de 2020, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, aseguró que "no hubo tantos despidos" en ese período, sino que el problema fue que "no hubo casi altas" en el mercado laboral.

Este miércoles el Indec informó que la tasa de empleo cayó 9,2 puntos, lo cual provocó una suba de 2,5 puntos en la tasa de desocupación, que cerró el segundo trimestre del año en 13,1%. Se trata del mayor nivel desde 2004, cuando la economía empezaba a recuperarse de la traumática salida de la convertibilidad. El salto que dio la desocupación durante la pandemia fue el más alto en la comparación interanual desde mayo del 2002.

De esta forma, entre abril y junio se sumaron 72.000 nuevos desocupados en comparación al primer trimestre.

"Lo que pasó en el segundo trimestre es que no tuvimos muchos despidos. Lo que ocurrió es que no hubo casi altas", explicó Moroni en declaraciones radiales.

El funcionario remarcó que en el segundo trimestre "la cantidad de desempleados creció apenas un 0,1%", e indicó que desde el Estado se está fomentando que las empresas contraten personal.

"Los nuevos empleos no están protegidos por la prohibición de despidos y la doble indemnización", subrayó. La prohibición de despidos se prorrogó hoy por tercera vez durante otros 60 días para los empleados que fueron contratados antes de la la puesta en vigencia de la normativa.

Además, comentó que el Gobierno trabaja "en un esquema de asistencia en las cargas patronales por zonas geográficas" para asistir aun más a las empresas.

El empeoramiento de la desocupación, tasa que mide a aquellos que buscan un puesto de trabajo en forma activa pero no lo consiguen, ocurrió a pesar de una caída de la Población Económicamente Activa (PEA) extraordinaria: fue 9,3 puntos y pasó del 47,7% de la población al 38,4%.

Desde el Indec afirmaron: "En el segundo trimestre de 2020, la tasa de actividad se ubicó en 38,4%, la tasa de empleo en 33,4% y la tasa de desocupación en 13,1%. Estos resultados reejan en gran medida el impacto que tuvo sobre la dinámica del mercado laboral la pandemia por la COVID-19 y las restricciones en determinadas actividades y a la circulación dispuestas por el decreto nº 297/2020, que estableció el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO)".