El presidente de Estados Unidos, Donald Trumpvolverá a cobrar aranceles a Argentina y Brasil por exportar acero y aluminio a su país, luego de la fuerte devaluación del peso y el real que hubo durante los últimos meses.

"Brasil y Argentina han estado presidiendo una devaluación masiva de sus monedas. Lo cual no es bueno para nuestros agricultores. Por lo tanto, con vigencia inmediata, restableceré las tarifas de todo el acero y aluminio que se envíe a los EE. UU. desde esos países", anunció el mandatario desde su cuenta de Twitter.

Sobre esto, agregó: "La Reserva Federal también debería actuar para que los países, de los cuales hay muchos, ya no aprovechen nuestro dólar fuerte al devaluar aún más sus monedas. Esto hace que sea muy difícil para nuestros fabricantes y agricultores exportar sus productos de manera justa".

En mayo de 2018, tras 27 instancias de negociaciones, el gobierno estadounidense había accedido a exceptuar a la Argentina de los aranceles a la importación de acero (25%) y aluminio (10%), permitiendo el ingreso de 180.000 toneladas anuales.

La Argentina exporta anualmente a los Estados Unidos aluminio por unos 400 millones de dólares y acero por unos 300 millones de dólares. Entre las exportaciones siderúrgicas de mayor valor agregado que venían sin arancel están los tubos de acero sin costura con rosca para la industria petrolera, elaborados por Tenaris-Siderca y Aluar.

A pocos días del cambio de Gobierno en Argentina, Trump da el puntapié inicial de lo que será la relación con el presidente electo Alberto Fernández y da un giro en su forma de abordar la relación con los mandatarios Mauricio Macri y Jair Bolsonaro, que siempre ha sido buena desde que asumió el poder y con quienes ha simpatizado. 

En marzo de 2018, el jefe de Estado norteamericano inició una guerra comercial con China al implementar aranceles de 25% al acero y 10% al aluminio. Sin embargo, dos semanas anunció que estarían excentos de esto Argentina, Australia, Brasil, Corea del Sur y la Unión Europea.