Nicolás Kreplak, viceministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, mostró algunos esbozos de lo que planea el gobierno bonaerense para la temporada de verano ante la crisis que atraviesa el sector y la continuidad de la pandemia de coronavirus en el país.

El funcionario habló de la posibilidad de generar un semáforo por distrito como se hará en materia educativa para saber qué lugares están disponibles para recibir turistas sin tener una alta circulación del virus.  “Vamos a tener que trabajar los aforos, intentar utilizar toda la extensión de la costa y no sólo una playa, para así garantizar un poco más de cuidado" sostuvo Kreplak.

Los cuidados que requiere la pandemia también fueron mencionados por el viceministro que afirmó habrá  “muchas reglas, muchos protocolos”.

Ayer se confirmó el Plan Previaje, un programa para el estímulo del turismo interno que otorga un crédito del 50% por el total de los pasajes, hoteles y excursiones a quienes ingresen los comprobantes en el sitio del Ministerio de Turísmo (https://www.argentina.gob.ar/turismoydeportes/previaje) de las compras que se realicen hasta el 31 de diciembre de este año.

Dentro de la Provincia de Buenos Aires, el municipio más complicado para poder recibir al turismo en la actualidad es General Pueyrredón, donde se encuentra Mar del Plata. Actualmente cuenta 15.237 afectados por la pandemia, de los cuales 315 se sumaron ayer. "Para pensar el verano hay que trabajar ahora. Ayer fue el distrito que más casos tuvo” comentó el funcionario.

Las declaraciones de Kreplak surgen en medio de varias medidas referidas al turismo y una creciente preocupación del sector a medida que se acercan los meses fuertes de verano con la pandemia aún en números que alarman. 

Este jueves se publicó en el Boletín Oficial una prueba piloto en Bariloche, otra ciudad muy castigada por la ausencia de turismo en la temporada de invierno y de los estudiantes que llegan cada segundo semestre, por lo que espera tener una recuperación entre diciembre y marzo.

En la ciudad patagónica se permitieron las actividades turísticas por fuera del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio y también se otorgaron permisos para que habitantes de Rio Negro puedan dirigirse al destino turistico por rutas provinciales. El cupo inicial era de 500 plazas y se completaron para este fin de semana.