El precio del asado aumentó más de un 90% entre mayo de 2020 y el mismo mes de este año, de acuerdo con un informe del Centro de Economía Polítca Argentina ( CEPA). La variación de precios nominales de la carne se movió "muy por encima" de la variación de precios del período, por lo que hay un encarecimiento de los diversos cortes en términos reales.

Al igual que el asado, cuyo precio subió un 92,6%, los cortes de carne más populares fueron los que tuvieron las mayores subas en el último año, entre los que se destacan el vacío (84,6%) y el matambre (80,2%). Solo la bola de lomo (73,7%) y la carne picada especial (70,6%) tuvieron aumentos por debajo del 75%

Además, de la carne, el CEPA analizó los movimientos en los precios de las frutas y hortalizas, en el que adviirtó "una gran volatilidad vinculada a estacionalidades de los productos, en conjunto con dificultades puntuales en la producción y/o cosecha". Uno de los mayores aumentos lo tuvo la lechuga, con un 87% interanual, solo superada por el limón (94%) y sucedida por la manzana (80%) y el zapallo (79%). El tomate, por su parte, tuvo grandes variaciones a lo largo del año: su precio creció un 16% interanual, pero un 80% entre abril y mayo.

Así, una mesa típica de asado en una mesa argentina en la que hay carne, ensalada de tomate y lechuga y limón para condimentar tuvo aumentos promedio de 72,6%

Un asado con ensalada cuesta un 72% más que el año pasado

El Gobierno observa el tema con preocupación. El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, sostuvo que  "no es razonable" el aumento que registró el precio de la carne vacuna en el mercado local y confirmó que mantiene negociaciones con el sector exportador para "generar un precio adecuado para los argentinos".

"La carne subió en promedio 70% en el ultimo año, con lo cual, evidentemente, no es un precio razonable para la mesa de los argentinos. Entonces, lo que hizo el Gobierno fue cerrar las exportaciones porque lo que estaba tensionando el precio de la carne era el valor que había en el comercio internacional", dijo Cafiero.

El CEPA subrayó que el cierre de exportaciones todavía es muy reciente como para analizar un impacto en el sector, después de las múltiples críticas que recibió la decisión del Gobierno y las alertas de que la medida terminaría siendo negativa para la industria. 

Cuánto aumentaron los precios de la carne

"Analizando la evolución de las variaciones mensuales a lo largo del año 2020 y los primeros cinco meses de 2021, se observan incrementos significativos de la carne vacuna durante enero (7,6%), marzo (5,6%), abril (9,2%), noviembre (7,7%), diciembre (20,2%) todos de 2020, y enero y marzo de 2021 (6,3% y 7,3% respectivamente). Continuando la fuerte dinámica alcista, en mayo el incremento ponderado promedio de los cortes de carne vacuna anotó un aumento de 5,9%", informó el CEPA.

Para el análisis de la evolución de los precios de la carne vacuna, se utilizaron los precios promedio mensuales relevados por el Instituto de la Carne Vacuna (IPCVA) relativos a los cortes seleccionados y se ponderó en base a la canasta de consumo de la población desarrollada en el “Estudio de Usos y Actitudes sobre el consumo de Carne Vacuna en Argentina (IPCVA)”.

Los aumentos entre abril y mayo fueron de la siguiente manera: 

Cortes vacunos más caros:

  • Peceto 6,6%
  • Bola de lomo 6%
  • Lomo 5,7%
  • Colita de cuadril 5,1%
  • Cuadrada 5,6%
  • Matambre 3,5%
  • Vacío 4,5%

Cortes vacunos de precios intermedios:

  • Bife angosto 7,2%
  • Picada especial 7,5%
  • Tapa de nalga 4,5%
  • Tapa de asado 4,5%

Cortes vacunos más económicos:

  • Osobuco 9,9%
  • Picada común 8,7%
  • Tortuguita 7,9%
  • Roast Beef 7,5%
  • Falda 6,4%
  • Carnaza Común 6,4%

La exportación de carne, una de las razones de los aumentos

Según el CEPA, hay cuatro razones por las que los precios de la carne siguen aumentando: 

  1. El aumento de las exportaciones producto de la mayor demanda por China convierte a la carne en un cuasi commodity, atando el precio local al precio exportable.
  2. El aumento del maíz, por tratarse de un insumo utilizado para la ganadería y la producción de leche, huevos y pollos, entre otros productos alimenticios de primera necesidad.
  3. El aumento de precio de comercialización en Liniers: en este sentido, el CEPA se preguntó su los terneros y novillos funcionaron como reserva de valor ante la perspectiva de la mayor demanda china y en un contexto de restricciones cambiarias
  4. Distorsión en la formación de los precios en la cadena de producción y comercialización de carne vacuna producto del accionar de frigoríficos con control sobre la misma.

Para frenar estos aumentos, la entidad pidió por  “desacoplar o desenganchar” el precio internacional del precio local, para evitar que el aumento de las demandas de carne o la suba del precio del maíz signifiquen un traslado inflacionario al mercado local. ¿Cómo? Utilizando las herramientas disponibles: cupos de exportación o retenciones.

Además, pidió por "medidas que permitan controlar los aumentos arbitrarios y excesivos, regulando uno de los precios de referencia en la formación del precio de la carne que es el maíz". "En este sentido, es posible imaginar un esquema similar al del fideicomiso del aceite, que opera con una retención móvil que se mantiene dentro del sector", argumentó el CEPA.

Por último el CEPA sugirió: "frente a las limitaciones de extender la frontera ganadera, es oportuno analizar dos mecanismos": 

  • Apuntalar el engorde, ya sea subsidiando el maíz (como se mencionó antes) o con mecanismos de financiamiento destinados al sector.
  • A mediano plazo, se requiere la introducción de mecanismos de derechos de exportación atados a mejoras en el stock ganadero, para lo que sería imprescindible lograr trazabilidad del animal.

El informe completo: