Raúl Villafañe vio el momento oportuno. La empresa para la que estaba trabajando como gerente estaba vendiendo la compañía y decidió arriesgarse para tomar las riendas de su propio emprendimiento. Tenía experiencia en comercio exterior pero ahora era "su"proyecto. Así, en 2006 nació Argencrops, una empresa de legumbres de exportación que ahora, 15 años después, está dejando en manos de sus hijas Rita y Agustina, que se prepararon para tomar la posta y están dando no solo el salto generacional sino tecnológico y de profundización de la política de comercio internacional.

Villafañe se recibió de ingeniero agrónomo en la Universidad Nacional de Jujuy hace 40 años y tiene una vida dedicada a la comercialización al exterior de legumbres. El paso previo, fue la Cooperativa Tabacalera de Perico, en la División legumbres. Después se incorporó a la empresa española Envasadora Agrícola Leonesa que luego cedió sucapital para la argentina Alimar, donde siguió trabajando. Cuatro años después del pase a la compañía argentina, Alimar decidió vender su planta en Las Pampitas, en Jujuy e instalarse en Salta .En ese momento, la idea de Raúl Villafañe era dejar las legumbres y dedicarse al turismo receptivo. "Pero en cada profesión hay mucho que aprender para desarrollar un proyecto, y el comercio exterior y las legumbres lo conocemos, tenemos reconocimiento internacional y el apoyo de la cooperativa  que produce los porotos. Y de los clientes, claro. Era un desafío importante y lo tomamos", cuenta.

Raúl Villafañe, el fundador de la empresa, en la feria SIAL de París

"Estamos preparados para las dificultades pero se necesita apoyo. No queremos que nos regalen nada, pero sí que nos acompañen", señala. Uno de esos desafíos era comprar la planta en Las Pampitas para lo cual tuvo que recorrer alternativas. El BICE no otorgaba créditos porque no era nueva, y finalmente consiguió respaldo del Banco Nación. Se sumarían más tarde otros financiamientos del Banco Galicia y del propio BICE para la adquisición de maquinaria.

La planta que adquirió la empresa en Las Pampitas
con el equipo de trabajo 

A Villafañe no le tiembla la mano para tomar acción y pedir apoyo. La planta fue inaugurada en el Gobierno de Mauricio Macri. Luego se frenaron los proyectos de financiamiento y un mes después de que asumió el gobierno de Alberto Fernández ya estaba mandándole una carta al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. "Estamos en una zona de producción, hay un mercado exterior creciente para nuestros productos y estamos dispuestos a la articulación público-privada" fue la nueva carta de presentación del empresario, que fue presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Jujuy.

Mercado de exportación 

El traspaso generacional en la conducción de la empresa esta yendo de la mando de la innovación, la tecnología y el desarrollo de nuevos mercados. Rita Villafañe es la gerenta comercial de Argencrops. Es magister y se perfeccionó en el exterior pero decidió volver a Jujuy a la empresa familiar para ampliar los "sueños" que tienen con su hermana Agustina Villafañe.

Agustina, que estaba embarazada cuando comenzó el proceso de compra de la planta propia, y Rita Villafañe

Uno de esos sueños fue comprar la planta procesadora para ampliar la capacidad de producción. Otro, invertir en la participación en ferias comerciales internacionales en forma agresiva, aún con el alto costo de los stands que se suma a los pasajes y estadía. "Mi papá conocía bien todo el mercado tradicional europeo. Nosotras entramos a diversificar el mercado teniendo en cuenta que también en el mundo se está produciendo un traspaso generacional en las empresas con las que comerciamos", señala.

Uno de los aspectos claves fue la certificación de inocuidad que se necesita para poder ingresar a otros mercados. Con ese paso, ingresaron a Gran Bretaña, Estados Unidos, Alemania y reingresaron a Australia. "  No es fácil pero en Argentina existe una capacidad emprendedor que no se ve en otros lados, una capacidad de reinventarse, remar y seguir metiendo pilas. Cuando tocamos piso, volvemos a subir", señala.

Protocolo de familia 

Agustina Villafañe está a cargo de administración y recursos humanos. Argencorps emplea en temporada alta a 28 personas para producir las 10.000 toneladas de legumbres por temporada. Es también quien se ocupa de trabajar en el protocolo de familia para garantizar la continuidad de la empresa sin inconvenientes de participación y ganancias.

"Estamos en el proceso del protocolo es garantizar la continuidad de la vida de la empresa familiar y que la transmisión de generación garantice el éxito para lo cual en nuestro caso lo que nos más gustó fue que con esta decisión empezamos a compartir reuniones de trabajo claro un espacio de los cuatro, incluida mi mamá,  para cosas de la empresa. No teníamos espacio donde hablábamos cuestiones específicas de la empresa", remarca con una sonrisa.

Más allá de la calidez familiar, el objetivo es claro: "Hay r aspectos importantes para garantizar la continuidad de la empresa . Dejarlo plasmado y protocoloizado, participación sueldo beneficio, ingreso de tercera generación. Es complicado ser una pyme familiar, pero me quedó grabado siempre lo que me dijeron en la facultad, que lo único que se comienza desde arriba es un pozo". Un aspecto más para garantizar la solidez y seguir apostando a la continuidad productiva con vinculos en la región y salida al mercado internacional.