En enero, una familia tipo necesitó $40.373,01 para no ser considerada pobre. Así lo indicó la Canasta Básica Total ( CBT), cifra que mide el INDEC y que registró un aumento del 3,6% respecto de diciembre. En tanto, la línea de indigencia se ubicó en $16.478,78 y mostró así un alza del 5,7%. 

Las variación interanual, por otro lado, fue de 52,7% para la CBT y de 55,8% para la Canasta Básica Alimentaria ( CBA) que marca el umbral de la indigencia. Mientras que la última tiene en cuenta sólo los alimentos necesarios para la subsistencia de una familia tipo, la primera también incluye transporte e indumentaria entre otros elementos.
 

Fuente: INDEC
 

Durante enero el Indec informó que la inflación minorista ascendió al 2,3%, la menor desde julio de 2019, pero con una suba del 4,7% en los alimentos debido, entre otros factores, en la reposición del impuesto al valor agregado (IVA) para los alimentos.

En tanto, la rebaja en los precios de los medicamentos y otros adicionales en salarios a encargados de edificios, que se dieron en diciembre último, y no volvieron a darse en enero, gravitaron de manera favorable para lograr este índice de inflación, muy por debajo del 3,5% que estimaban las consultoras privadas.

El Gobierno decidió mantener sin cambio los precios del transporte y las tarifas de los servicios públicos como el gas y la electricidad, lo cual quedó reflejado en la diferencia de aumento entre la CBA y la CBT.

En enero, la canasta que determina el índice de pobreza aumentó $1.412,68 y en la correspondiente a la indigencia aumentó $894,64. 

En la comparación interanual en enero, la CBT acumuló una suba de $13.930,08 y la CBA tuvo un crecimiento de $5.901,62.

La suba de la canasta alimentaria fue la mayor desde noviembre pasado cuanto los costos acumularon un alza del 6,3%.

En el caso de la variación interanual, la canasta básica total ( CBT) tuvo un aumento del 52,7% y la Canasta Básica Alimentaria acumuló una suba del 55,8%.

En enero, el rubro Alimentos y Bebidas que mide el organismo público tuvo un incremento del 4,7%, más del doble de lo que tuvo el índice general del 2,3%.

La canasta básica alimentaria ( CBA) se ha determinado tomando en cuenta los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para que un varón adulto de entre 30 y 60 años, de actividad moderada, cubra durante un mes esas necesidades.

La última medición, correspondiente al primer semestre del 2019, estimó que el 35,4% de los habitantes eran pobres, por encima del 27,3% de igual períoodo del 2018, mientras que el nivel de indigencia se ubicó en el 7,7%, por encima del 4,9% anterior.

El 2019 cerró con una línea de pobreza en $38.900 y de indigencia en $15.584.