Con la pandemia de coronavirus con un desarrollo incierto, la aparición de una cuarta ola en Europa y la irrupción de la variante Delta, eñ Fondo Monetario Internacional corrigió las proyecciones globales de crecimiento con "revisiones compensatorias", según destacó un informe que la consultora Invecq.

El organismo multilateral pronosticó una desaceleración del crecimiento para 2022 en todos los mercados, incluso en Estados Unidos y Europa. Además, advirtió por el aumento de la inflación en América Latina y la necesidad de implementar los Derechos Especiales de Giro (DEG).

El organismo publicó su análisis Perspectivas de la Economía Mundial (informe WEO, por sus siglas en inglés), donde advirtió que “se ahondan las brechas en la recuperación mundial”.

"Se prevé que la economía mundial crezca un 6,0% en 2021 y un 4,9% en 2022.Hubo revisiones compensatorias en las economías avanzadas y las economías de mercados emergentes y en desarrollo que reflejan diferencias en la evolución de la pandemia. Mientras que las primeras aumentaron su proyección 0,5 puntos hasta 5,6% anual, la estimación para las economías en desarrollo cayó 0,4 puntos hasta 6,3%. Este descenso se explica principalmente por una previa sobreestimación de las proyecciones en los mercados asiáticos", remarcó Invecq en su análisis.

En tanto, la revisión al alza de 0,5 puntos porcentuales para 2022 refleja en gran medida el apoyo fiscal adicional previsto en los Estados Unidos, con los efectos secundarios asociados a la economía mundial. De esta manera, se espera que las economías avanzadas crezcan levemente menos que las economías emergentes (4,4% vs. 5,2%).

"Sin embargo, el FMI marca que las proyecciones base podrían verse afectadas en el corto plazo hacia la baja por los riesgos latentes", remarcó al señalar que podría beneficarse por "una mejor cooperación mundial en vacunas para prevenir nuevas oleadas de infección y la aparición de nuevas variantes y permitir una normalización más rápida de la actividad, especialmente entre los mercados emergentes ".

Ahorro y consumo

En ese escenario, la consultora estimó que "daría lugar a una liberación más rápida de lo esperado del exceso de ahorro por parte de los hogares, una mayor confianza y un mayor gasto de inversión anticipado por parte de las empresas".

Sin embargo, anotó que es también factible un escenario negativo  "basado en el retraso del reparto de vacunas que afecte sobre todo a las economías emergentes permitiría la propagación de las nuevas cepas, haciendo que los excedentes de ahorro de los hogares se liberen de forma más precavida a partir de las preocupaciones sobre la falta de empleo y los ingresos, lo que afectaría el efecto multiplicador y a la economía agregada".

"Vinculados a un panorama que resulte en un menor nivel de movilidad y afecte el comercio global y a las economías más dependiente del turismo, las presiones inflacionarias pueden resultar más persistentes de lo esperado", apuntó.

Dado el escenario negativo, la desviación estándar que sufrirían las economías emergentes sobre su crecimiento se proyecta en un nivel mayor al de las economías avanzadas, que cuentan con una menor posibilidad de sufrir un impacto negativo. En el primer caso la baja sería del orden del 3,5% con respecto al escenario base, mientras que en las economías avanzadas sería de 1%.

Precios en alza

"La preocupación que sigue firme a nivel global se relaciona con la dinámica de precios, aunque al momento el consenso sigue sosteniendo que los aumentos son transitorios, pero más elevados de lo esperado", agrega.

Para la consultora, "las recientes presiones sobre los precios reflejan en su mayor parte reacciones inusuales relacionadas con la pandemia y desajustes transitorios entre la oferta y la demanda".

"Se espera que la inflación vuelva a sus rangos previos a la pandemia en la mayoría de los países para 2022 una vez disipadas estas perturbaciones. Sin embargo, también se estima una alta inflación en economías emergentes, relacionada en parte por el efecto de los altos precios de los alimentos".

En el caso de que las presiones inflacionarias continúen, el FMI destaca como relevante el accionar de los Bancos Centrales como las entidades encargadas de actuar para frenar la suba de precios".

Los últimos datos muestran que Alemania alcanzó una inflación 3,8%, por encima del esperado por los analistas (3,3%); en España sucedió algo similar, con precios que aumentaron 2,9% y superaron las expectativas y en Bélgica alcanzó 2,3% anual.

Deuda externa

Por último, el nivel de deuda de los gobiernos alcanzó "un nivel sin precedentes, equivalente al 100 por ciento del PIB mundial en 2020 y se prevé que se mantenga en torno a ese nivel en 2021 y 2022".

"Si bien se espera que las potencias mundiales como EE.UU. y China reduzcan sus niveles de déficit fiscal al cierre de 2021, las economías de menores ingresos deberán seguir brindando apoyo fiscal y por eso la reducción del déficit será mas tenue que en el caso de quienes ya han hecho paquetes fiscales agresivos".

"El acceso al mercado de deuda internacional para cumplir estos objetivos será fundamental. Para esto se propone que los países que han ingresado con un stress financiero a la pandemia y con la complicación latente de una nueva reversión de flujos de capital globales, deben refinanciar sus pasivos, haciéndose acreedores de la asignación extraordinaria que brindará en estos meses el FMI por un monto total de US$ 650.000 millones".