El consumo en centros comerciales y supermercados, como también en el segmento mayorista, viene mostrando un leve pero sostenido crecimiento en los últimos meses, tras el desplome del sector en 2020 por la pandemia.

Las ventas minoristas pymes a precios constantes crecieron 9,1% en agosto frente al mismo mes de 2020 y 40,6% de los comercios relevados declaró estar mejor que en 2019, el año previo a la pandemia, de acuerdo con el último informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa ( CAME) difundido hoy.

Según CAME, las ventas minoristas crecieron 9,1% en agosto de este año respecto del mismo período de 2020, aunque se ubicaron 6% por debajo de las de agosto de 2019; y en el acumulado del año subieron 13,7% frente a 2020 pero cayeron 12,3% respecto de 2019.

CAME señaló que "incidieron positivamente en las ventas la estabilidad del dólar, los incrementos salariales, la menor inflación del mes, y la mayor inyección de dinero desde el Estado hacia los hogares".

Consumo, mejor

La entidad consideró que "el consumo continuó recuperándose, aunque muy atado a las restricciones de los bancos en el financiamiento con tarjetas de crédito y la incertidumbre electoral, que incidieron sobre todo en la venta de bienes durables".

Frente a julio, las ventas crecieron 0,6% en promedio, con los mayores aumentos en jugueterías y librerías (17,7%), ferreterías, materiales eléctricos y construcción (10,7%) y farmacias (4,2%); mientras que las mayores caídas ocurrieron en calzado y marroquinería (-8,1%), alimentos y bebidas (-4,1%) e Indumentaria, lencería y accesorios (-3%).

Respecto de agosto de 2020 crecieron 9,1% en promedio, con las mayores tasas de variación en indumentaria, lencería y accesorios (38,5%), jugueterías y librerías (24,0%), y ropa y artículos deportivos y de recreación (26,4%) y caídas en alimentos y bebidas (-7,1%) y perfumería y cosmética (-8,8%).

En el caso de electrodomésticos, artículos electrónicos, computación, celulares y accesorios, CAME destacó "el rechazo de las tarjetas de crédito por falta de fondos, o atrasos en los pagos" debido a que "los bancos vienen actualizando los límites muy por debajo de la inflación y cortando las tarjetas si se demora el pago".