Fabián Lorenzini, juez que lleva adelante el concurso de acreedores de Vicentin, ordenó al Banco Central la rehabilitación inmediata de las cuentas de la empresa en el Banco Nación, Banco CMF Corporativo, Nuevo Banco de Santa Fe y Banco Mariva.

El pasado viernes el Juez Penal de Primera Instancia del Distrito Nº 2 de Rosario, Hernán Postma, había ordenado “el congelamiento de todas las cuentas bancarias de la compañía”, algo que, según la compañía, le impedía el pago de salarios, mientras que desde la Justicia santafesina dijeron que el planteo solo alcanzaba “a personas físicas” vinculadas a una causa por presuntas estafas.

El congelamiento había sido dispuesto por 180 días y, además, se había solicitado que el Central enviara a la Justicia los movimientos de dichas cuentas. “No cabe otra posibilidad que concluir que esta sucesión de medidas buscan impedir cualquier posibilidad de que la empresa pueda resolver su situación concursal y con ello cumplir con los acreedores y garantizar la continuidad de todas las fuentes de trabajo”, habían señalado desde Vicentin en un comunicado.

Sin embargo, el juez Lorenzini tomó en consideración las denuncias de la empresa sobre los problemas que se podrían generar para recibir fondos de los contratos de fazón que se firmaron con terceros por la utilización de las diferentes plantas industriales.

Las cuatro cuentas que Lorenzini solicita que se rehabiliten son utilizadas por la agroexportadora para gestionar fondos y seguirán sin operar el resto de las cuentas que pertenecen a los accionistas.

En un comunicado difundido este lunes, Vicentin destacó el pedido de Lorenzini para rehabilitar las cuentas y denunció que a la fecha, "los bloqueos a las cuentas de la empresa, continúan vigentes imposibilitando el normal funcionamiento de la compañía y afectando de manera directa a todos los trabajadores".

En este sentido, alertaron que quedan a la vista "las evidentes consecuencias de una medida injusta, extemporánea e inconducente que lejos está de representar o proteger los verdaderos intereses de todos los involucrados en el actual proceso concursal".

"Confiamos que a la brevedad se resuelva este despropósito y que le permita a la empresa atender sus responsabilidades concursales y cualquier otro requerimiento de carácter judicial que se considere pertinente sin afectar su normal funcionamiento, sus posibilidades de recuperación y los intereses de sus trabajadores", cerró el documento de la cerealera.