YPF anunció la realización del primer proyecto para conocer el potencial de la formación Vaca Muerta en la provincia de Mendoza, para lo cual invertirá 17 millones de dólares en la perforación de dos pozos horizontales en el sur de Malargüe.

Este es un paso estratégico para el futuro petrolero provincial y nacional, ya que abre nuevas perspectivas ante la posibilidad de ampliar los límites geográficos para el desarrollo de este yacimiento no convencional.

El presidente de la compañía, Pablo González, y el CEO, Sergio Affronti, le presentaron al gobernador Rodolfo Suárez los principales proyectos que tiene la compañía en carpeta para la provincia durante una reunión que mantuvieron en la Casa de Gobierno.

Las autoridades de YPF confirmaron los planes de ampliación y modernización del Complejo Industrial Luján de Cuyo, con inversiones por 103 millones de dólares, para adaptar las instalaciones a las nuevas especificaciones de combustibles y ampliar la capacidad de procesamiento y distribución.

La compañía manifestó, además, su interés en impulsar proyectos de recuperación terciaria con inversiones estimadas de 71 millones de dólares, que incluyen el montaje de 4 plantas de inyección de polímeros en Chachahuen y pozos de delineación y pruebas de inyectividad en Cerro Morado, según explicaron por medio de un comunicado.

Petróleo y regalías

El Presidente de YPF, Pablo González , en la firma con el gobernador Rodolfo Suárez

A cambio, la Provincia se compromete a reducir al 50% las regalías actuales para viabilizar dichas inversiones. Además, YPF solicitó la extensión por 10 años de las concesiones de las áreas Chihuido de la Salina, Chihuido de la Salina Sur y Paso de las Bardas Norte, comprometiendo inversiones por 25 millones de dólares.

González y Affronti también explicaron detalles del avance de los proyectos de reactivación y abandono de pozos en el marco del plan Mendoza Activa Hidrocarburos, para el que YPF destinó más de $ 1.000.000.000.