La Industria de alimentos y bebidas -nucleada en la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL)- cuestionó este martes la Resolución 170/2021, del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), que establece un límite a la expansión de nuevas plantaciones de yerba mate.

"Esta decisión generará una fuerte presión alcista en los precios de las materias primas, que se suman a los sucesivos aumentos de la yerba mate de los últimos cinco años, perjudicando tanto a elaboradores, comercializadores y consumidores", señaló la Copal.

Asimismo, se afectará la competitividad de las exportaciones en relación con productores de Brasil y Paraguay que continuarán produciendo yerba sin limitaciones, teniendo la posibilidad de aumentar la oferta y disminuir sus precios, amplió la entidad mediante un comunicado.

"Esto no solamente disparará los precios locales, sino que disminuirá la entrada de divisas por ventas al exterior y se reducirán las inversiones, poniendo en riesgo los niveles de empleo y actividad económica del sector", alertaron las alimenticias.

Limitar las plantaciones y reducir la oferta atenta contra un sector que posee un gran potencial en Argentina, generando un verdadero perjuicio a toda la cadena de valor vinculada a la producción de yerba mate y en consecuencia, al consumidor. En lugar de potenciar las economías regionales, este tipo de decisiones vulnera la sustentabilidad de esta industria”, afirma Carla Martin Bonito, directora ejecutiva de COPAL.

Esta medida se suma a una serie de normativas que profundizan la difícil situación que viene atravesando el sector y es por ello que la industria de alimentos y bebidas espera que la misma sea reconsiderada. Con visión de largo plazo y convencidos del valor agregado del sector de alimentos y bebidas y del rol relevante para el desarrollo sustentable del país, COPAL reiteró la necesidad de dar respuesta efectiva a desafíos estructurales, que distan de ser atendidos por las últimas medidas adoptadas por el gobierno, consideró la entidad.