En diferentes ciencias, se dice que hay media biblioteca a favor y media en contra para cada tema. Suele ser más discutido en las ramas sociales, donde lo subjetivo tiene un peso mucho más significativo que en las áreas de exactas. Pero el médico Abel Albino desafió a todas las bibliotecas con su postura de rechazo a la utilización de preservativos, en el marco de su disertación ante el Senado para explicar su oposición a legalizar el aborto. El planteo de que los preservativos no protegen del contagio del sida fue rechazado por todos los rincones: el referente mundial de la lucha contra la enfermedad, Pedro Cahn, señaló que sus dichos son una “barbaridad”; la Sociedad Argentina de Pediatría remarcó que esa información “carece de rigor científico” , y el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, calificó esa postura de “penosa” y “un disparate”. El único que lo defendió fue el presidente Mauricio Macri, que destacó el trabajo de Albino con el Gobierno sobre nutrición infantil. Macri ya había tenido que defenderlo tres años atrás cuando su plan fue cuestionado por los pediatras. Entonces, como ahora, la academia unificó su biblioteca.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos