Prever hasta el mínimo detalle de un evento, saber de economía doméstica y entrenarse en el arte de la discreción son apenas algunas de las muchas habilidades y conocimientos con los que debe contar un buen mayordomo. Aunque para muchos parezca un rol de películas o novelas policiales, se trata de una profesión especializada y con demanda en alza.

En un mundo con acumulación de riqueza creciente y desigualdades, la cantidad de millonarios también se multiplica. Según datos de Oxfam, la fortuna de los más acaudalados aumentó en un 12% en el último año. En ese contexto, desde las academias donde se entrena para convertirse en mayordomo aseguran que cada vez se piden más profesionales y cuesta cubrir los puestos.

"En la actualidad hay una demanda creciente de mayordomos titulados y profesionales en todo el Cono Sur americano. Argentina es un país con cuyos dirigentes solemos trabajar. Y la verdad es que cada día existe mayor demanda. Las labores fundamentales son la Dirección de Equipos Domésticos en grandes propiedades y, por otro lado, la asistencia personal ejecutiva de dirigentes que viajan por todo el mundo", explica a BAE Negocios desde España Juan de Dios Orozco López, CEO de la International Butler School.

En esa escuela de mayordomos, que tiene sede en Madrid y recibe muchos pedidos de profesionales porque es la única en América latina, la formación que ofrecen requiere estudios universitarios o experiencia profesional previa. Entre las materias que se imparten en el Curso de Experto en Servicios de Mayordomía figuran Economía doméstica de grandes propiedades, organización de eventos, Liderazgo y dirección de equipos de alto rendimiento, mantenimiento de obras de arte, asistencia personal ejecutiva, seguridad física de dirigentes, interculturalidad, usos y costumbres en el mundo o preparación y gestión de viajes. "Existe la idea equivocada de que un mayordomo es un camarero distinguido y la realidad es que, en nuestros días, es un líder que coordina a varias personas con diferentes especialidades y funciones", sostiene el experto y aclara: "Somos muy selectos al elegir quienes van a seguir nuestra formación".

Aprenden desde economía doméstica hasta mantenimiento de obras de arte

Aunque nuestro país no es uno de los países que más demanda profesionales a la escuela -Chile, Brasil y sobre todo México, en la vertiente de mayordomos de hotel son los que más profesionales solicitan- desde la institución señalan que hay personalidades argentinas que pidieron un mayordomo. Por supuesto, no dan nombres.

En el siglo XXI
La tradición cuenta pero las nuevas generaciones tienen nuevos hábitos. "Las grandes fortunas siempre han disfrutado de una persona de confianza que les descargue del peso de la organización de una casa. En este aspecto nada ha cambiado. No obstante, desde hace unos años, atendemos a dirigentes cuya vida se desarrolla en el 85% del tiempo fuera del hogar familiar o domicilio habitual. Los mayordomos del s.XXI necesitan una formación muy transversal. Hasta hace unos años los mayordomos respondían al perfil de Downton Abbey. En nuestros días son universitarios y disponen de una preparación acorde con las exigencias del puesto", explica Orozco López.

Un junior gana entre 26.000 y 30.000 euros anuales y un sénior puede triplicar esa cifra

Los sueldos son sustanciosos. Según puntualiza, para mayordomo junior en un yate se puede ingresar desde 26.000-30.000 euros anuales y en un hotel de Lujo, entre 20.000-24.000 euros anuales. "Un mayordomo senior que acompañe a un dirigente -precisamente tenemos un ejemplo argentino- el salario anual triplica fácilmente los anteriores, pero las exigencias son extremas", agrega.

La discreción debe ser un estandarte. "Nuestro lema es Ver, oír, callar y actuar. Los mayordomos de International Butler School tienen muy mala memoria", destaca el CEO de la escuela.