Tuvo razón ayer el presidente Mauricio Macri cuando describió como “particularmente compleja” la semana que transita. Es un poco más difícil de descifrar a quién o quiénes re-s ponsabilizar. El martes, cuando apareció un cuerpo en el río Chubut y pese a contar con los suficientes testimonios como para confirmar la identidad hubo un acuerdo implícito de esperar el pronunciamiento de la Justicia y de la familia de Santiago Maldonado. Ayer ese acuerdo se quebró.

Desde las primeras horas circularon fotos del cuerpo, en el río y ena l morgue, y después, para que no queden dudas, se dejó trascender que portaba entre las ropas una billetera con el DNI que daba cuenta de la identidad. Voceros del pensamiento oficial fueron los primeros en dar por confirmado que el cuerpo encontrado en el río Chubut era el de Santiago Maldonado. Ya no es más un desaparecido. Ya no se le puede exigir al Gobierno la aparición con vida. Pero aún la sociedad puede y exige saber qué pasó y qué responsabilidad tuvo el Estado en la muerte de Santiago Maldonado