Las marquesinas de los teatros se combinan con los carteles de oferta de las librerías, los edificios art decó con las pizzerías con azulejos y venecitas. La Avenida Corrientes es una de las más tradicionales y vibrantes de Buenos Aires. Este fin de semana habrá motivos extra para recorrerla.

La Asociación Amigos de la Avenida Corrientes, Peatonal Lavalle y Obelisco; con el apoyo de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA) y el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, invitan a participar del Gran Café Literario, una propuesta que combina arte y cultura en un evento para toda la familia.

A partir de las 18hs y hasta las 2 de la mañana, un tramo de la calle que nunca duerme será centro de distintas actividades para que los argentinos puedan disfrutar de la mejor lectura junto a un café y a la mejor gastronomía. Habrá livings dispuestos sobre la avenida (entre las calles Cerrito y Junín), para que los presentes puedan deleitarse con talleres para niños, cuenta cuentos, lecturas varias, música en vivo, juegos, entre otros.

Histórica

En el siglo XVIII, lo que hoy es una de las más importantes avenidas de Buenos Aires, sólo era un simple sendero de tierra denominado del Sol, alejado de la pequeña aldea de Buenos Aires. Se abría paso desde la línea de la costa del Río de La Plata (que llegaba a la altura de la actual avenida Leandro N. Alem) y se desdibujaba entre los campos del oeste. El nombre actual de la Avenida le fue dado oficialmente en 1822 en homenaje a la ciudad argentina de Corrientes en reconocimiento a su fervor por la causa de la Revolución de Mayo. Fue calle angosta hasta que en 1931 comenzó su ensanche, concluido en 1936.

Camaléonica, circula desde el corazón de la city financiera hacia las luminarias del espectáculo, los arrabales del Abasto y la zona comercial de esquinas anchas, que se pierde en barrios, y descansa en Chacarita.

Con sus propuestas artísticas y culturales, Corrientes es desde hace décadas el eje de la vida bohemía y nocturna de la ciudad. Sus bares y teatros vieron desfilar a las grandes figuras del Tango, orquestas y cantores, entre ellos el inconfundible Carlos Gardel. Sus desaparecidos teatros Politeama Argentino, Apolo, Odeón y el viejo Ópera, fueron escenario de los más altos exponentes de la lírica mundial y el teatro autóctono.

Con el Gran Café Literario la Calle Corrientes se vestirá mañana una vez más de fiesta. Un evento ideal para grandes y chicos.