El consumo de energía en los hogares es uno de los principales temas de conversación por estos días. El 74% de los argentinos asegura estar "más atento al consumo de energía eléctrica" y nueve de cada diez afirma haber adoptado alguna medida para ahorrar en su consumo, según el último estudio realizado por Oh! Panel, empresa especializada en investigación.

Las principales acciones que los argentinos implementaron para ahorrar en los últimos años fueron: instalar lámparas de bajo consumo, en el 86% de los casos; apagar las luces que antes dejaba prendidas (82%); utilizar menos el aire acondicionado (48%); comprar electrodomésticos con mayor eficiencia energética (36%) y usar menos el lavarropas, con el 21 por ciento.

"Todas estas iniciativas para la reducción del consumo de energía, como artefactos del hogar e iluminación eficiente son alternativas válidas que permiten reducir el consumo de energía en un hogar. Por supuesto que son positivas. Lo mismo que la menor utilización del aire acondicionado. Con artefactos etiquetados clase A se logra hasta 9% de ahorro de energía, mientras que con calefones solares y equipos sin piloto hasta 18%. Por su parte, la aislación térmica eficiente permite un ahorro en el consumo de energía del 35%, lo que permite pagar hasta 70% menos de energía para climatización por mes", explica Javier Maltz, Presidente de Andima (Asociación Nacional de Industrias de Materiales Aislantes).

Ocho de cada diez personas cambiarán su aire para tener uno que consuma menos energía

El estudio también resalta que, de cara al segundo semestre del año, un 11% de los encuestados tiene pensado cambiar el lavarropas, mientras que un 10% comprará un nuevo aire acondicionado. Dentro de estos últimos, ocho de cada diez aseguró que cambiarán su aire "para tener uno que consuma menos energía eléctrica y que sea más eficiente en el consumo de energía". Sobre este punto Maltz agrega que "si se quiere transitar el camino del ahorro energético, y también económico para las familias, queda claro que cambiar el aire acondicionado por uno de eficiente energética Clase A ayuda pero no es suficiente".

El pasado 5 de marzo se celebró el Día Mundial de la Eficiencia Energética, fecha en la cual Austria, en 1998, realizó la primera Conferencia Internacional donde se debatió sobre la crisis de la energía, la eficiencia energética y sus posibles soluciones. En el marco de esta celebración, Andima destaca que en los hogares se están tomando acciones positivas en pos de un menor consumo de energía, pero que todavía queda mucho camino por recorrer. "Además de los consumidores, son los desarrolladores y constructores quienes también tienen que avanzar. Los nuevos edificios que se construyen no solamente pueden tener aislamiento térmico eficiente, sino que deben tenerlo, según el Decreto 140 del 2007 que fomenta el uso racional y eficiente de la energía en las edificaciones. El aislamiento térmico eficiente entra dentro de este requerimiento. Sin embargo, esto no se cumple y es uno de los motivos que llevan a un consumo irracional e innecesario de energía", afirma Maltz.

El principal argumento de los responsables de levantar edificios y viviendas para no utilizar aislación térmica eficiente en las nuevas construcciones, es el costo. Sin embargo, este es uno de los mayores mitos que están arraigados en nuestro país. El costo de una aislación térmica eficiente puede variar dependiendo del tipo de construcción o los sistemas de climatización. Está comprobado que representa un porcentaje muy bajo dentro de los costos que insume una obra; puede ser del 1,5% del total de la misma.