Hacia la izquierda, imágenes de clásicas chicas de revista pero con miradas perturbadas y orgullosas amas de casa en retratos enrarecidos; hacia la derecha, el hombre Marlboro en su corcel bravío salta de la publicidad a la exhibición artística. El espacio del segundo piso del MALBA se reparte en una muestra dual de dos figuras influyentes de la fotografía: Cindy Sherman y Richard Prince. Se trata de una selección de 34 fotos la mayoría de gran formato, pertenecientes a la colección del Museo Astrup Fearnley de Oslo.

Son dos artistas muy diferentes en cuanto a los modos de producción y la creación, pero ambos reaccionaron frente a los nuevos medios. Trabajan con la imagen del cine, la publicidad y la cultura de masas", explica Gunnar B. Kvaran, Director del Museo de Oslo y curador de esta exposición, junto a Victoria Giraudo del MALBA.

Surgidos del movimiento conocido como la Pictures Generation (Generación de la Imagen), que comenzó a gestarse a mediados de los años 70 en la escena neoyorquina, Sherman y Prince son maestros de la crítica social y de la transformación en el medio fotográfico.

"Sherman se apropia de las ideas de ciertos estereotipos de las mujeres en la sociedad de ese momento, como el ama de casa, la seductora, la esposa de clase media, la figura aniñada. Aunque no fuera su intención, se convertiría en la figura principal de esa suerte de feminismo. Revelaba la manipulación de la imagen y la conciencia de las mujeres", explica Kvaran, respecto al arte de esta fotógrafa que es también performático, con sus autorretratos caracterizada.

En tanto, Prince, a quien el curador describe como una figura enigmática y multifacética, al principio se hizo famoso por proponer una foto de la foto como obra de arte. Así, llevó esas imágenes de Cowboys de Marlboro a un ámbito diferente. "Se coloca en una posición ambigua: consciente y preocupado por la manipulación de las imágenes pero a la vez conmovido por lo que éstas comunican, ese hombre autónomo, self-made ", dice sobre las inquietudes de este creador, que construyó una mitología sumamente personal.

Dos hijos del pop art que reinventaron nuevas posibilidades. La muestra estará en el MALBA hasta el 29 de octubre. Visitas guiadas: Jueves, viernes y domingos a las 17.