Hay varios hilos que conectan las movilizaciones políticas en este rincón del mundo. Desde hace dos años, los gobiernos de Argentina, Brasil y Chile están muy activos para modificar el sistema previsional. Mauricio Macri, con el apoyo de la mayoría de los gobernadores, impuso en diciembre de 2017 una reforma que fue resistida por organizaciones sociales en las calles y que implicó dos jornadas de represión.

En Chile, uno de los elementos de espiralización de las protestas tiene que ver con el fracaso social de las pensiones privadas que provocó el crecimiento del movimiento “No+ AFP” que reclama a Sebastián Piñera el cambio de sistema. En Brasil, se inició anoche la etapa final para implementar la reforma que ideó Jair Bolsonaro y extenderá a 40 años el tiempo de aportes.

En los tres países, además, se acentuó la desigualdad: en Chile, el 1% de la población acumula el 25% de la riqueza; en Brasil, la fundación Getulio Vargas señaló que el nivel de inequidad es el más alto de los últimos 7 años. Y en Argentina, el Indec marcó una ampliación de la brecha de ingresos entre ricos y pobres. En esto, los tres gobiernos fueron pasivos para equilibrar la balanza.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos