El Gobierno comenzó a pasar el peine fino a los planes de pago en cuotas Ahora 12 y Ahora 18 para que cumplan el objetivo para el cual fueron creados: permitir la compra de bienes durables con financiamiento holgado para dinamizar la producción y alentar el consumo. El plan Ahora 12 tiene vigencia hasta el 31 de marzo y el financiamiento tiene una tasa de 20%. Los bancos están presionando para subir la tasa pero el Gobierno ya les advirtió que no va a aceptar modificaciones en ese sentido. Y agrega que va a poner la mirada en que se privilegien los productos de fabricación nacional.

No sólo eso, el Ministerio de la Producción está “refinando” el funcionamiento del plan Ahora 18 para que se enfoque en la financiación de compras que justifiquen extender los pagos durante un año y medio.

Luego de la batería de medidas que comenzó a aplicarse para alentar el consumo, llegó la hora de la sintonía fina.