Sin turbulencias y con un dólar que sigue manteniéndose lejos del techo de $25 que le puso el lunes el Banco Central, el Gobierno cierra una semana que fue clave para recuperar la confianza del mercado.

El tipo de cambio mayorista cerró ayer a $24,32, apenas 3 centavos por encima de la rueda previa. En las pizarras de los bancos, en tanto, el billete alcanzó los $24,89 en promedio, lo que significó un alza de 9 centavos respecto del miércoles.

El BCRA volvió a ofrecer sobre el inicio de la jornada u$s5.000 millones a $25 pero los precios se movieron todo el día muy por debajo de ese valor y la autoridad monetaria no realizó ninguna venta.

"El Banco Central no intervino porque el máximo operado fue de $ 24,44 por dólar y no se llegó a utilizar la garantía de oferta de $25 por $5.000 millones que estaban en la pantalla del sistema del MAE", confirmó Fernando Izzo, director de ABC Mercado de Cambios.

El volumen operado ayer entre los grandes jugadores del mercado creció un 28% respecto de la rueda previa, con una importante participación vendedora del Banco Nación a media jornada, según indicaron en el mercado.

El campo, mientras tanto, sigue liquidando "a bajos volúmenes y solo por necesidad de pesos", indicó Izzo.

Operadores destacaron que la de ayer volvió a ser una rueda "muy tranquila", luego del giro en su estrategia que dio el BCRA sobre el inicio de esta semana, la colocación de bonos que realizó el ministro de Finanzas, Luis Caputo, y la renovación del 100% de los vencimientos de Lebac del último martes.

"Máximos en $24,44 anotados a media mañana y mínimos en los $ 24,25 en los momentos de mayor presión de la oferta marcaron el recorrido de los precios en otra rueda de desarrollo tranquilo", afirmó Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

Según Quintana, la ausencia del Central en el mercado ayer ûel miércoles tampoco vendió divisas- "indica la intención oficial de dejar que el mercado encuentre un precio de equilibrio sin interferencias de regulación en el contado".

En la city advierten que si bien la coordinación que mostró esta semana el equipo económico del Gobierno para marcarle la cancha al dólar y frenar la corrida cambiaria logró aplacar en los últimos días la presión sobre el tipo de cambio, no hay que perder de vista la volatilidad que continúan enfrentando las principales monedas de la región.

"La nueva caída del real en Brasil sumado al derrape de otras monedas regionales frente al dólar vuelve a transformarse en un foco de atención que habrá que seguir con atención en los próximos días como un factor exógeno que puede volver a alimentar la presión sobre el mercado cambiario local", señalaron desde PR Corredores de Cambio.

El real brasileño cayó a un nuevo mínimo de 3,7 unidades por dólar ayer, a pesar de que el Banco Central de Brasil decidió el miércoles mantener sin cambios la tasa de referencia en 6,5% para ûentre otros motivos- tratar de contener la depreciación que viene registrando esa moneda desde hace alrededor de un mes.

En tanto, las tasas de las Lebacs en el mercado secundario cerraron ayer levemente por debajo de la licitación del martes, a 39,60% en el plazo que vence en junio y a 39,80% en el tramo con vencimiento en julio.