Trabajos tradicionales con los que crecimos podrían desaparecer en el mundo o cambiar radicalmente con el avance de las nuevas tecnologías y la robótica. La cuarta revolución industrial ya está entre nosotros y una de sus consecuencias más visibles es esta transformación laboral en todo el mundo.

Un informe de Freelancer.com, plataforma de trabajo independiente, indica que llegará el fin de los empleos basados en el esfuerzo físico. Analiza qué características tendrán los nuevos trabajos y cuáles van a desaparecer.

La empresa cita un estudio de McKinsey Global Institute indica que hacia el 2030, entre 400 y 800 millones de trabajadores en todo el mundo podrían perder sus empleos a causa de la automatización. Asimismo, el reporte indica que de éstos "desplazados", entre 75 y 375 millones de personas podrían encontrar la forma de reemplazarlo mediante el cambio de categoría laboral y el aprendizaje de nuevas habilidades.

Hay una serie de empleos que se ven amenazados, y todos ellos tienen una característica en común: son sistemáticos, repetitivos e involucran necesariamente el esfuerzo físico.

"Esto viene pasando desde el inicio de la Revolución Industrial. La automatización no significa que los robots van a reemplazar al hombre en todo, simplemente en aquellos trabajos donde el esfuerzo físico prevalezca, como sucede en tareas de agricultura o ensamblado en industrias" sostiene Sebastián Siseles, Vicepresidente Internacional de Freelancer.com, el mayor mercado de freelancing y crowdsourcing en el mundo.

De hecho, en la agricultura ya se están utilizando vehículos autónomos con sensores para identificar en dónde cultivar, cuándo cosechar o los momentos indicados para el riego, entre otras características. En las fábricas, las líneas de ensamblado se forman con procesos susceptibles de automatizarse fácilmente. La construcción también es un rubro que sufrirá cambios: mientras que un ser humano coloca en promedio de 300û500 ladrillos en un día, una máquina podría colocar casi el triple en cualquier lugar.

Reconversión

Para que las fuentes de empleos no se vean amenazadas, el talento debe reconvertirse. "Los trabajadores que cuenten con las habilidades STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés), se verán favorecidos, ya que serán los elegidos para programar y hacer funcionar esos procesos de alta automatización. Así, resultan cada vez mas importantes las competencias en programación e inteligencia artificial, el machine learning y todo relacionado al blockchain, todas habilidades clave en el área." explica.

Tampoco se verían amenazados los empleos que contengan como característica esencial la interacción social y el expertise específicamente humano, que se basa principalmente en la calidez, la comunicación, el arte y en la empatía. "Crecerán 3 grandes categorías, programación, marketing y comunicación y diseño. Esta tendencia se observa en la creciente demanda de profesionales con la capacidad y creatividad de gestionar contenido dinámico ", señala Siseles.