De acuerdo con un paper de las Naciones Unidas, el fisco argentino deja de recaudar hasta un 5,1% del PBI porque los más ricos evadieron o eludieron en 2013 impuestos por cerca de $500.000 millones al año. De acuerdo con los datos de la ONU, Argentina se ubica en el “top ten” de los países evasores, detrás de naciones como Guyana, Chad, Malta, Comoros, Guinea, Zambia y Pakistán. Un número interesante, que permitiría, por ejemplo, evitar que el BCRA emita Lebac por $1.138.000 M para controlar la inflación, dejar de emitir pesos ($380.000 milllones en el último año y medio) para comprar dólares de la deuda (los cuales ya suman más de u$s46.000 M en los mercados internacionales) para paliar el déficit fiscal o morigerar el ajuste basado exclusivamente en el recorte de los subsidios económicos y jubilaciones que las reformas tributaria y previsional proponen.