“Trabajaremos para que este programa sea el que proponga el Gobierno de Argentina, no del Fondo. Nos enfocamos en reparar la situación (financiera de la Nación), pero también en que haya una protección para la gente más vulnerable para que no recaiga sobre ellos el peso de la crisis.” Las declaraciones de la entonces directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, fue pronunciada el 21 de mayo del año pasado, antes de que se firmara el acuerdo que llevaría a Argentina a contraer una deuda monumental que hasta ahora contabiliza US$44.000 millones, sin que se haya movido la aguja del crecimiento. Casi calcado a lo que planteó su sucesora, aunque con un poquito más de ajuste. Con Christine o Kristalina, la receta es la misma.

Ver más productos

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos