El boom del bitcoin no se detiene. Por ahora, advertiría más de un especialista. La reina de las criptomonedas amplió su imperio captando a un público cada vez más amplio, seduciendo por igual a oportunistas, ciudadanos descreídos de los gobiernos y de los bancos, inversores millonarios que se hicieron más millonarios (como los gemelos Winklevoss archienemigos de Zuckerberg por Facebook) y curiosos de última hora que no saben si lanzarse a los brazos de esta divisa virtual que promete cambiar el mundo.

En pleno frenesí de su escalada (ya superó los u$s15000), el misterio sobre sus orígenes permanece intacto. ¿Quién es el Señor Bitcoin? ¿Quién es Satoshi Nakamoto que se atribuye la paternidad de este dinero intangible? Los nombres posibles detrás de ese nombre en japonés fueron muchos y hasta ahora nada se pudo confirmar. Los últimos rumores lo tienen como protagonista a Elon Musk, pero el omnipresente empresario salió a desbaratar las versiones. ¿Una nueva estrategia?

Entre fines de 2008 y principios de 2009 nacía el bitcoin, acreditando a Satoshi Nakamoto como su autor. A medida que crecía la popularidad de esta moneda, no sin humores cambiantes, la identidad de su creador permaneció en las sombras, sin saber si ese nombre respondía a un colectivo o a un individuo. Aseguraba ser un japonés de 37 años pero varios detalles ponían en duda esa afirmación. Hasta se llegó a analizar sus horarios de actividad para definir un patrón de sueño que diera cuenta de la localización de la persona, ubicándola en el continente americano.

Después empezó el show de las negaciones. En 2014, la revista Newsweek publicó que se trataba del californiano Dorian Satoshi Nakamoto, pero éste lo negó enfáticamente, tras lo cual se especuló con que se trataba del vecino de Nakamoto Hal Finney, un científico de computadoras, versión que también probó ser falsa. Otros nombres en danza fueron Nick Szabo y Wei Dai, creadores de Bit Gold and B-Money, respectivamente, hasta que en 2016 un australiano llamado Craig Wright aseguró ser Nakamoto. Parecía que el enigma estaba resuelto, pero el informático nunca pudo ofrecer pruebas para demostrarlo. Terminó retractándose.

Ahora, hace 10 días, un blog salió a sugerir que el intrépido Elon Musk, cofundador de Paypal y de Tesla Motors, inventor y soñador de colonizaciones marcianas, es Mr. Bitcoin. El empresario derribó esa versión pero muchos mantienen un halo de dudas. Los nombres se suceden pero el misterio sigue tan vigente como la incógnita sobre el techo para esta criptomoneda que no deja de escalar.

  • Fiebre local

En lo que va de año, el volumen operado de bitcoins en Argentina aumentó a un récord de $3,7 millones, más de cuatro veces el registrado en igual período de 2016, según Local Bitcoins. Una nota de la agencia Bloomberg señaló que el gobierno argentino planea supervisar las operaciones en bitcoins que se realicen en el país, comenzando a regular estas transacciones a partir del año próximo. La semana pasada, la Comisión Nacional de Valores (CNV) advirtió a los inversores argentinos que las monedas virtuales son “inversiones especulativas de alto riesgo”.

  • Criptogatos en auge y otras rarezas

No sólo el bitcoin da que hablar, también los criptogatos. Se trata de un juego en el que los usuarios compran y especulan con los felinos (que ya valen u$s113000) usando ether, divisa virtual que compite con el bitcoin. Con tanto movimiento, hasta el presidente Maduro anunció su propio lanzamiento: “Petro”. El Bank of America ya patentó una casa de cambio de criptomonedas.