El Gobierno parece estar dispuesto a volcar todos sus esfuerzos en pos de la emancipación financiera infantil. A través de la comunicación A 6700 el Banco Central de la República Argentina dispuso que “las entidades financieras puedan ofrecer a los adolescentes de entre 13 y 17 años de edad una caja de ahorro, sin la necesidad de estar acompañados para su apertura por sus representantes legales. El titular de la cuenta será el menor, sin admitirse autorizados”. Además de contar con una caja de ahorro, podrán realizar transferencias, pagos y plazos fijos, entre distintos tipos de transacciones. Es de esperar que el objetivo sea el declarado de “educación financiera”, impulsado por organizaciones que luchan por la transparencia del sistema y no que estén contando con sacar los pocos pesos que pueden tener los chicos de ahorro. Si fuera así, estarían rascando el fondo de la olla.