Aspirantes a hacerse un nombre en el mundo de la moda, abstenerse de enviar currículums. La tendencia ejecutiva de las marcas más importantes de la moda es buscar sus talentos, en gran parte, a partir de programas en universidades renombradas.

Este tipo de búsqueda en las universidades tiene sentido para las marcas porque de esa forma tienen la oportunidad de entrenar a los jóvenes que integrarán su staff desde temprano y así construyen relaciones a largo plazo, de acuerdo con una encuesta hecha por el medio especializado Business of Fashion.

Para el grupo francés Kering -que engloba marcas como Gucci, Saint Laurent, Bottega Veneta, Balenciaga, Stella McCartney y Alexander McQueen-, los programas con universidades garantizan que están contratando jóvenes con excelencia en todas sus actividades.

Para la búsqueda de ejecutivos, el grupo del millonario François Pinault financia el "Kering Luxury Certificate" en la Hautes Etudes Commercielles (Escuela de Altos Estudios Comerciales) de París, así como una competencia anual que involucra a la universidad.

El curso ofrece a los estudiantes durante seis semanas "una inmersión en la industria del lujo dándoles la oportunidad real de trabajar y aprender junto a las principales marcas del grupo".

De hecho, el año pasado 38 alumnos de 15 países fueron admitidos en el programa que -a fin de cuentas- podría derivar en contrataciones permanentes de las marcas del grupo.

Quien tenga el foco puesto en la parte creativa de la moda necesita poner el ojo en la sustentabilidad: la sociedad de Kering con el Centre for Sustainable Fashion (Centro de la moda sustentable) de la London College of Fashion, incluye una maestría en sustentabilidad además de un incentivo económico, aunque el mayor trofeo es la posibilidad de trabajar con los grandes de la industria.

En la Universidad de Pekín incentivan a los estudiantes a crear un ambiente de trabajo

En la prestigiosa Parsons School of Design de Nueva York, el grupo premia a dos estudiantes graduados de diseño de moda con una pasantía en alguna de sus marcas.

En tanto, en la Universidad de Tsinghua de Pekin (China) mantienen un programa de innovaciones artísticas para incentivar a los alumnos a crear su propio ambiente de trabajo.

A diferencia de las otras iniciativas o programas que demandan una inversión por parte de los alumnos, este esquema ofrece apoyo financiero para 10 estudiantes mujeres.

Para quien tenga el foco puesto en Gucci, la marca recientemente creó una asociación con la universidad italiana Polimoda, y pronto lanzará un curso de maestría en administración de moda.

Y aquellos que quieran trabajar en marcas como Givenchy, Louis Vuitton, Céline, Dior, Loewe o Marc Jacobs (del conglomerado LVMH) deben saber que el reclutamiento se da en las escuelas tradicionales de diseño.

En tanto, en Europa la preferencia del grupo es el London College of Fashion y la Kingston University.

Pero si el sueño es formar parte de marcas como Calvin Klein o Tommy Hilfiger -ambas del grupo estadounidense PVH (Phillips-Van Heusen Corporation)- los interesados deben saber que existe un programa de 10 semanas en los que serán seleccionados entre 300 y 350 pasantes cada verano.

El promedio de chances sube si se tiene en cuenta que PVH contrata entre el 20 y el 25 por ciento de los pasantes seleccionados cada año.