La temporada de vacaciones se apaga lentamente y llega el momento del temido lunes de vuelta al trabajo. Para capitalizar la energía renovada durante el receso y, espantar la angustia de fin de fiesta, una buena planificación puede resultar útil durante esas primeras semanas interminables.

Regresar a la oficina luego del descanso o una licencia y enfrentarse a la rutina son grandes retos para algunos trabajadores, especialmente cuando llega el momento de volver a organizar los tiempos y las tareas

Adecco Argentina, filial local de la empresa mundial de consultoría integral en Recursos Humanos, explica a través de una serie de tips cómo organizar el tiempo de la mejor manera y así potenciar la productividad laboral.

En primer lugar, aconseja "establecer una rutina diaria y cumplirla a rajatabla". Para ello, es importante establecer horarios de trabajo y distribuir el tiempo adecuado a cada una de las tareas diarias. Por ejemplo, una opción es empezar la jornada respondiendo mails y llamadas y luego destinar un espacio de tiempo a trabajar en el proyecto que tenga mayor urgencia, para posteriormente volver a dar un vistazo al buzón de entrada del correo. No establecer una rutina puede llevar a interrumpir el trabajo constantemente contestando mails y llamadas que seguramente pueden esperar unas horas.

Aliviar la rutina

Otra de las propuestas de la consultora es "Organizar las tareas repetitivas". En muchos negocios hay una serie de tareas que se repiten de forma semanal y a menudo pueden ser las que más pereza provoquen y, por ello, son las que se posponen con mayor frecuencia. Una opción puede ser asignarles días concretos y un horario determinado, y así evitar tener que buscar un hueco para hacerlas.

El multitasking, la licuadora contante de tareas, puede generar un desgaste que no siempre es útil. Los especialistas de Adeccio recomiendan "No hacer varias cosas a la vez". El cerebro necesita focalizarse en una tarea concreta para optimizar su rendimiento. Es necesario centrarse en una tarea, terminarla y entonces ir a por otra. De esta forma se conseguirá ser más eficiente y se ahorrará tiempo de distracciones e interrupciones.

Aunque parezca básico, una de las recomendaciones es hacer un listado de tareas. "Es uno de los tópicos a la hora de organizarse el tiempo, pero no por ello deja de ser efectivo. Hacer una lista de tareas prioritarias e ir tachándolas a medida que se van haciendo permitirá tener un control del tiempo y acabar la jornada con la satisfacción de tener el trabajo al día".

Mencionan además "Aprender a delegar", una de las habilidades más difíciles. A menudo a los líderes de equipos les cuesta delegar determinadas tareas y les gusta supervisarlo todo, pero esto es un gran error. Delegar responsabilidades y trabajos permitirá centrarte en lo realmente importante.

La tecnología, por su parte, puede ser aliada o enemiga. Es importante aprender a desconectar o silenciar los teléfonos en los momentos en los que se necesita concentración.

Por último, en la consultora recomiendan hacer descansos. "Es fundamental que entre tarea y tarea se aproveche el tiempo para hacer breaks, ya sea para comer algo o dar un breve paseo. Estos pequeños descansos ayudarán a resetear el cerebro, descansar y tener energía para continuar", puntualizan.

Algunas ayudas para arrancar el nuevo año laboral con nuevos bríos, mientras empezamos a soñar con las vacaciones de invierno.