Cuando falta un mes para que asuma el gobierno electo, los funcionarios de Cambiemos están atravesando el período de despedidas... y de despedidos. En las últimas semanas comenzaron a multiplicarse las cajitas de mudanza que dan cuenta de que la bolsa de trabajo fuera de las oficinas gubernamentales está activa. Justo en momentos en que se necesita una comunicación aceitada para dejar bien parado al gobierno saliente, varios voceros ya traspasaron las puertas de los edificios que rodean a la Plaza de Mayo.

En momentos en que está en debate el próximo aumento de las naftas, el equipo que acompaña al secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, hace malabarismos porque el vocero de este tiempo ya se despidió. También fue necesario suplir al jefe de comunicación del Ministerio de Hacienda, en la Cancillería se navega en un mar de dudas y la AFIP se quedó también sin portavoz. El último (vocero) que apague la luz.

Ver más productos

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos