En casa de herrero, cuchillo de palo. O algo así sugiere la tendencia de crianza que prolifera entre los grandes gurúes tecnológicos. En el corazón de Silicon Valley, epicentro de la economía digital, los niños aprenden con tizas, lápices y papeles al mejor estilo de la escuela analógica del siglo XX. No hay pantallas.

Según una nota del diario El País, mientras en colegios de todo el mundo se esfuerzan por introducir computadoras, tabletas, pizarras interactivas y otros prodigios tecnológicos, en las primarias más exclusivas de Palo Alto, donde se educan los hijos de directivos de Apple, Google y otros gigantes tecnológicos, no entra una pantalla hasta que llegan a secundaria.

La tendencia pisa fuerte en este hábitat de quienes piensan, producen y venden la tecnología que transforma la sociedad del siglo XXI. "Lo que detona el aprendizaje es la emoción, y son los humanos los que producen esa emoción, no las máquinas. Si le ponés una pantalla a un niño pequeño limitas sus habilidades motoras, su tendencia a expandirse, su capacidad de concentración. No hay muchas certezas en todo esto. Tendremos las respuestas en 15 años, cuando estos niños sean adultos", dice a esa publicación Pierre Laurent, padre de tres hijos, ingeniero informático que trabajó en Microsoft, Intel y diversas startups.

Los adultos que mejor comprenden la tecnología de los móviles y las aplicaciones quieren a sus hijos lejos de ella. Los beneficios de las pantallas en la educación temprana son limitados, sostienen, mientras que el riesgo de adicción es alto.

Los pioneros lo tuvieron claro desde muy pronto. Bill Gates, creador de Microsoft, limitó el tiempo de pantalla de sus hijos. Lo mismo confesó Steve Jobs, creador de Apple.

La obsesión en Silicon Valley por alejar a los niños de la tecnología trasciende las paredes de las aulas. Cuando los chicos salen del colegio, se intenta que sigan sin tocar ni ver pantallas. En las familias de los altos ejecutivos de las empresas tecnológicas del valle se está generalizando la práctica de exigir a las niñeras que firmen "contratos sin móvil".

Janie Martinez, que lleva 15 años como niñera en la zona y trabajó para familias como la de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, asegura: "Cuanto más alto era el perfil de las familias, más preocupadas estaban por este tema",

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos