Las dos personas más ricas de Francia -los titanes del lujo Bernard Arnault y Francois Pinault- agregaron u$s22.300 millones a sus fortunas este año, ayudando a hacer de su país el más hospitalario en el mundo para la creación de riqueza entre los multimillonarios.

Las 13 personas más adineradas del territorio galo se convirtieron colectivamente en u$s27.600 millones más ricos, un aumento relativo del 12 por ciento, desde enero. Eso es casi el doble de las ganancias que registraron los más ricos en Japón, el segundo país con mejor desempeño en el índice de multimillonarios de Bloomberg. Las 500 personas más ricas a nivel global en total ganaron menos del 1 por ciento en este período.

El despanpanante año de Francia se puede atribuir en gran medida a Arnault, de 69 años, presidente de LMVH, y a Pinault, de 81, fundador del propietario de Gucci, Kering. La renovada demanda por productos de lujo de China y una creciente presencia en el comercio electrónico han aumentado las ventas e impulsado a ambas compañías a las filas de las empresas más valiosas de Francia. Un aumento en las ventas de arte en la casa de subastas Christies de Pinault también ha contribuido. Arnault es la persona más rica de Europa, con un valor de u$s76.400 millones, mientras que la fortuna de Pinault está valorada en u$s35.500 millones.

Las tendencia también agregó u$s2.400 millones a las fortunas combinadas de los hermanos Alain y Gerard Wertheimer -dueños de Chanel- y u$s3.700 millones al valor neto de la mujer más rica de Francia, la heredera de LOreal, Francoise Bettencourt Meyers.

No todos los multimillonarios franceses en el índice han disfrutado de un año excepcional. El valor neto del magnate de las telecomunicaciones Xavier Niel cayó en u$s2.600 millones a un mínimo de cinco años debido a que las acciones de su operador de telefonía y cable, Iliad SA, han caído en medio de una menor participación de mercado.