Ícono de Barcelona, contrapartida doméstica y profana de la Sagrada Familia, la Boquería es más que un mercado típico, podría decirse que es un paseo y también lugar de encuentro para residentes y turistas.

Para empezar, por su antigüedad. Aunque la inaugración oficial en su actual emplazamiento en las Ramblas data de 1840 (nada menos), su origen se remonta al 1200, y no muy lejos de ahí mismo donde se levanta ahora. Sobre el origen del nombre, hay equívocos y leyendas. La más difundida lo atribuye a los "boquiabiertas" que quedaban los transeúntes al contemplar los tesoros que el conde local habría exhibido en la puerta de la antigua muralla tras la exitosa conquista de Almería. Pintoresco, pero poco probable por razones de contexto histórico. En cualquier caso, lo que importa es recorrerla sumando la mayor cantidad de paradas (son 250) y cuidando el bolsillo, porque los precios son tan salados como el jamón de jabugo que puede degustarse in situ.

Sin el encanto de lo antiguo, el Chelsea Market, inagurado en 2005, en las antiguas instalaciones de la fábrica de galletitas Nabisco, es hoy por hoy, un must de Nueva York. Bajo el tópico de "Urban Food Court" (mercado urbano) alberga una cuarentena de comercios. Se puede ir a comprar comida para llevar a su apartamento, ir de shopping, pero sobre todo es un lugar idóneo para comer. La oferta es muy variada: langosta del Maine, ravioles italianos, cupcakes y pastrami son las especialidades más requeridas por los paladares exigentes.

Un país nuevo con una cultura ancestral como Israel es pródigo en shuks (mercados en hebreo) pero el Machane Yehuda no es sólo es uno de los más grandes en Jerusalén, también es atractivo por sus peculiaridades como los pequeños puestos empotrados en la pared. Recomendable visitar en vísperas del Shabat.

Capital gastronómica por excelencia, elegir un mercado en París resulta complicado. Pero nos quedamos con el Marché Bastille por su gran estructura, su pátina de historia y su ubicación, a la sombra del monumento al Coronel Julliet (que conmemora la revolución de 1830). Aquí, probar el choucroute, un plato de Alsacia con carnes variadas.

Bon apetit!