Jeff Bezos, CEO de Amazon, quien ocupó el primer lugar del ranking en 2014 y permaneció en la clasificación hasta este año, no logró colocarse esta vez entre los mejores 100 del mundo. La sorpresiva baja se debe a cambios en el modelo de medición que da ahora más peso a cuestiones como medidas ambientales y sociales. Se atribuye a “riesgos creados por las condiciones de trabajo y las políticas de empleo, la seguridad de los datos y las cuestiones antimonopolio”.