n A través del decreto 1090/2017 publicado ayer en el Boletín Oficial, Juan Balbín asumió la presidencia del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) quien tendrá el gran trabajo de reorganizar el organismo y reducir su personal.

En esa línea y en diálogo con la agencia NA, Balbín expresó que toma esta función como "un verdadero desafío" y se comprometió a "recorrer el país" donde hay enclaves del INTA y consideró que en condiciones de jubilarse de los más de 7000 empleados del instituto son unos 280.

Ya la semana pasada y antes que llegue Balbín, el consejo directivo por votación unánime decidió reducirse un 10% el sueldo el cual busca el camino de la "racionalización" de los gastos del Estado.

Según supo este diario el nuevo presidente mantuvo una reunión semanas atrás con los coordinadores de programas y redes nacionales donde señaló que no llegaba al INTA "con ningún mandato de echar gente" más subrayó que se debe "ser proactivos y delinear un borrador de mejora institucional".

Es decir que se cerraran programas o en su defecto se unificarán lo que terminará por dejando personal en la calle.