Luego que el Ministerio de Agroindustria, empresas y parte de las entidades del campo decidieran enviar al Congreso las diferencias para buscar ahí un acuerdo que lleve a una nueva ley de semillas, la Federación Agraria Argentina (FAA), afirmó que el mismo "resume posiciones de modo insustancial y pretende reducirlo a una cuestión de mayoría y minoría".

En un comunicado la entidad federada manifestó que "se ha llegado a la conclusión de mayoría que, casualmente, refleja al pie de la letra las imposiciones de Monsanto en 2004, las que al no poder concretarlas parlamentariamente, en 2005 decide interdictar barcos con carga nacional en puertos europeos, donde esa Justicia, asimismo, le negó la razón".

Federación Agraria está en contra de la eliminación de los derechos de los productores en ejercer al uso propio de la semilla, y sustituirlo por una licencia de multiplicación, así como "legalizar la custodia de los derechos de patentes sobre genes mediante el Instituto Nacional de Semillas, evitando a la Justicia".