La llamaron "Nena de papá", "Reina sin corona de petróleo", "Emperatriz de Portugal". La empresaria angoleña, hija del ex presidente de ese país José Eduardo Dos Santos, a sus 44 años tiene una fortuna estimada en u$s2.500 millones. Es la mujer más rica de África, la primera billonaria de la región y, este año, la revista Forbes la incluyó entre las 100 más poderosas del mundo. Controvertida, mientras algunos exaltan sus logros, otros señalan la sombra de corrupción que sobrevuela su riqueza.

Esta "dama de oro", la primogénita del jerarca, tuvo una infancia con árboles de Navidad importados de Nueva York, un aniversario de casamiento legendario con invitados que volaron en jet privado desde todos los confines del planeta para participar de tres días de trasnoche y brunch en la playa, según datos de la revista Forbes. En su rol de empresaria moderna, está ahora acostumbrada a salir en tapas de revistas internacionales.

Pero los tiempos cambiaron un poco para la familia Dos Santos, con el nuevo gobierno, que les está quitando influencia. Sin embargo, Isabel da muestras de su temple. A menos de un mes después de haber sido despedida como presidenta de la empresa estatal petrolera de Angola, Isabel dos Santos salió a anunciar que está analizando nuevos negocios. Según indica la agencia Bloomberg, la empresaria afirmó que dos bancos grandes de Angola a los que está vinculada están preparando venta de acciones, como parte de sus planes para fortalecer sus operaciones en el mercado doméstico y el exterior. También aseguró que sigue comprometida con sus inversiones en la empresa de petróleo portuguesa Galp Energia SGPS SA y el operador de cable.

João Lourenço, quien asumió como jefe de Estado en septiembre, despidió a Dos Santos de su posición como presidenta de Sonangol el mes pasado. El presidente ha prometido terminar con los monopolios y combatir la corrupción y pobreza en su país, donde la familia del ex líder y sus aliados controlan grandes sectores de la economía. Dos Santos considera que su despido fue "normal" en el contexto de un cambio en el control político del país. "No soy política, y mi foco está en los negocios y en construir negocios", dijo Dos Santos en una entrevista, durante una conferencia en el centro vacacional egipcio de Sharm El-Sheikh.

Banco de Fomento Angola, el segundo mayor banco del país rico en recursos petróleos, podría vender hasta el 25% en una oferta inicial pública de acciones en el primer trimestre de 2019, afirmó Dos Santos, quien es vicepresidenta de la firma. También hay planes para vender una participación en el Banco BIC, con sede en Luanda.