El debate, nuevamente polarizado

Esta vez, el sorteo los puso juntitos. El azar asumió que todo el interés del debate estaba puesto en el mano a mano entre ellos, Mauricio Macri y Alberto Fernández ocuparon anoche los dos primeros lugares. Y desde la postura en el escenario montado en la Facultad de Derecho de la UBA, los postulantes de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos monopolizaron un intercambio en el que el resto de los invitados se conformó con el rol de actores secundarios.

 

El cruce económico, por las tarifas y la energía

El eje económico del debate presidencial centró su atención en la crisis actual por la que atraviesa el país. Mientras el presidente Mauricio Macri buscó conseguir respaldo a partir de la "consolidación" del modelo para lograr el crecimiento, los otros candidatos dejaron claro que las consecuencias de la combinación de recesión, la inflación y el endeudamiento desactivó una resolución urgente del problema. El contrapunto llegó en el tema energético con la dolarización de los costos.

 

Brechas récord

El desdoblamiento cambiario ya es un hecho. A una semana de las elecciones, la dolarización vía contado con liqui (CCL) se disparó y la cotización que surge de la compra-venta de bonos y acciones abrió una brecha de más de 15 pesos contra el tipo de cambio mayorista (13 pesos contra el minorista).

 

Macri, más protagonista

Envalentonado por la multitudinaria movilización del día anterior en el Obelisco, ayer, el presidente Mauricio Macri, que aspira a sumar electores y votos el próximo 27 de octubre para llegar al balotaje, profundizó su discurso confrontativo ante el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, en el segundo debate presidencial en la Facultad de Derecho de la UBA. Entre algunos titubeos y ráfagas de fluidez expresiva, en cada una de sus intervenciones para abordar los cuatro ejes temáticos propuestos, el mandatario se centró en pegar a su principal contrincante a la corrupción.

 

Pocas risas

A pesar de haber quedado por sorteo uno al lado del otro, Macri y Fernández no se miraron el uno al otro en ningún momento cuando algún otro de los candidatos hablaba. Su pésima relación personal se vio reflejada al terminar el evento. Todos los candidatos se saludaron mutuamente, excepto ellos dos, que siguieron de largo al cruzarse sobre el escenario.

 

Alberto bajó y subió

El segundo debate electoral mostró al candidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández, menos concentrado que en el debate anterior, cometiendo algunos furcios, pese a lo cual esgrimió datos concretos, se despegó de la corrupción, pidió hablar "seriamente" de los temas abordados y no dudó en marcar las diferencias que lo separan del presidente Mauricio Macri, con lo que se fue recomponiendo con el correr de los minutos.

 

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos