Los universos de Adolfo Bioy Casares, Rodolfo Fogwill, Ricardo Piglia, Alejandra Pizarnik y Ernesto Sabato se suman este año a las itinerarios que se vienen realizando, en la Ciudad de Buenos Aires, para redescubrir y revistar los lugares donde autores centrales de la literatura argentina dejaron sus huellas y construyeron sus ficciones.

El proyecto, que comenzó en 2014 y ya cuenta con recorridas y visitas guiadas por los barrios atravesados por los imaginarios de Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Roberto Arlt, María Elena Walsh y Witold Gombrowicz, está impulsado por los grupos Una Brecha y Heterónimos.

Ambos colectivos están comandados por Nicolás Hochman que, en diálogo con Télam, adelantó cómo están trabajando las propuestas para este año y quiénes investigan e indagan en los autores que se podrán abordar en los próximos meses desde las calles de la ciudad.

“Estamos muy entusiasmados y ansiosos por poder lanzarlo. Las investigaciones estuvieron a cargo de Edgardo Scott (Bioy Casares), Juan Guinot (Fogwill), Cristina Piña (Pizarnik), María Rosa Lojo (Sabato), y Marcos Urdapilleta y yo hicimos la de Piglia. En cada caso le pedimos a los especialistas que nos envíen un informe con veinte puntos por los que estos autores pasaron, vivieron, escribieron”, detalló.

Hochman explicó que “cada recorrido es diferente por muchos motivos: porque evidentemente la biografía de cada uno determina cuáles son los lugares a transitar y porque, en algunos casos, los informes tienen que ver con pensar la obra en un sentido transversal (como hicieron Scott o Piña), o con la amistad con el autor condicionando de manera maravillosa el recorrido (como pasa con Guinot y Fogwill)”.

En ese sentido, adelantó que María Rosa Lojo eligió para el armado de su investigación sobre Sabato su novela “Sobre héroes y tumbas”; mientras que para indagar en la obra de Piglia, Marcos Urdapilleta y él hicieron “un mix entre biografía, ficción y diarios”.

Además señaló que “cada recorrido es distinto al anterior porque cada grupo tiene sus particularidades, sus lecturas, sus preguntas, sus propias anécdotas e historias”.

Quienes ofician de guías “son, ante todo, lectores capacitados para poder sostener una caminata de dos horas de manera amena, entretenida, descontracturada”, explicó Hochman y advirtió que “su función no es la de transmitir un saber, sino la de posibilitar una experiencia. El saber, como tal, lo tienen los especialistas, y eso que escribieron está disponible en la web y la app, al alcance de la mano en cualquier momento (mientras se hacen los recorridos, por ejemplo)”.

“A partir de eso, buscamos que los guías no impongan una mirada, sino que simplemente acompañen a los lectores en ese viaje urbano, conversando, explicando algunas cosas, complejizando otras, haciendo preguntas, aportando datos que tengan más que ver con el estímulo que con la erudición”, sostuvo.

El proyecto City Tour Literario cuenta con apoyo de Mecenazgo Cultural de la Ciudad de Buenos Aires y un subsidio del Fondo Nacional de las Artes. Asimismo entre las novedades de este año tienen previsto sumar visitas con estudiantes de escuelas secundarias.

La inscripción es a través de citytourliterario.com/inscripcion-city-tour-literario y si bien los city tours se estuvieron haciendo hasta finales de enero, ahora están en la etapa de producción de los recorridos nuevos. Mientras tanto, quienes quieran inscribirse ya pueden hacerlo desde la web.