“Si algún sindicalista cree que porque amenace o haga una marcha, la Justicia va a tener que parar, porque tiene alguna coronita, eso ya no va más.” Esta es una de las frases que dijo ayer el jefe de Gabinete, Marcos Peña, invitado a almorzar en televisión para despacharse contra Hugo Moyano por la movilización del 22, pero sin dar nombre y apellido. Moyano estuvo un poco más tarde en Crónica TV y se quejó por la insensibilidad del Gobierno. “Esta gente no sabe lo que es pasar necesidades”, dijo. La tensión entre quienes gobiernan y quienes representan a grupos de trabajadores volverá a tensar la política esta semana. Lejos de las luces, los últimos indicadores de desigualdad en Argentina medidos con el Coeficiente de Gini mostraron que el 10 por ciento más rico gana casi 22 veces más que el 10 por ciento más pobre; y eso antes de la última corrida del dólar que empujó la inflación por arriba del 20%. Ese decil silencioso y sin coronita que el Gobierno no mira.