Cultivar y retener las semillas locales de talento permite a los países hacer germinar un futuro promisorio. En este desafío inciden variables que pueden fortalecerse o debilitarse de acuerdo al contexto.

El Grupo Adecco, filial de la empresa líder en consultoría integral en Recursos Humanos, junto con Insead y Tata Communications presentaron en Davos la sexta edición del Índice de Competitividad por el Talento Global, un estudio orientado, este año, al emprendedurismo.

Esta edición no arrojó los mejores resultados en el plano local. Argentina retrocedió 11 lugares con respecto al año anterior y obtuvo el puesto Nº60 a nivel mundial, dentro del grupo de países participantes del estudio. Este año, el índice cubrió 114 economías nacionales y midió cómo los países atraen, fomentan el crecimiento y retienen el talento.

El estudio se centra en 4 pilares externos y 2 pilares internos. Los pilares externos son los de la Habilitación, Atracción, Crecimiento y Retención. En el ranking de Habilitación Argentina se ubica en el puesto 88, y en Atracción y Retención, 60 y 55 respectivamente. Sin embargo, y al igual que el año anterior, obtuvo un muy buen resultado en el índice de Crecimiento ubicándose en la posición 37.

En cuanto a los pilares internos, Habilidades profesionales y técnicas y Destrezas de Conocimiento Global, ha obtenido el puesto 59 en la primera y el 57 en la segunda.

Por su parte, la Ciudad de Buenos Aires retrocedió 42 lugares en el ranking. El pilar de habilitación es el único que mejoró con respecto al último ranking. Pero el retroceso se debió a que, tanto el pilar de atracción, crecimiento y retención empeoraron con respecto al año anterior.

Virtudes globales

Al igual que los años anteriores, Suiza mantiene su posición en la parte superior, seguido por Singapur y Estados Unidos. De esta forma, los países europeos continúan liderando el ranking, con 16 de ellos en los primeros 25 lugares.

Los líderes no europeos del ranking pueden clasificarse en dos grupos: economías que se han beneficiado del talento global (Estados Unidos, Canadá y Australia) y economías que tienen un claro enfoque en convertirse en ‘centros de talento’ ( Singapur, Emiratos Árabes Unidos y Qatar).

En la región, el top 3 lo ocupan Chile (32), Costa Rica(51) y Uruguay (46).

“Las desigualdades de talento se están expandiendo. La brecha entre aquellos talentos que fueros exitosos y los que no, ha aumentado, en lugar de disminuir”, indica el informe y puntualiza: “La correlación estadística entre la renta per cápita y el rendimiento del talento sigue siendo alta, mientras que algunas regiones parecen estar enfrentando problemas constantes en la identificación de puntos de entrada a la competitividad del talento o están siendo testigos de una erosión progresiva de su base de talentos”.

Según destaca, los temas referidos al talento se convirtieron en una preocupación principal para las empresas, las Naciones y las ciudades.