La modalidad de trabajo independiente crece en todo el mundo, impulsada por las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías. Miles de profesionales nómades, conectados desde la oficina, el café, el espacio de coworking y hasta desde la playa manejan sus deadlines y realizan sus servicios en forma remota.

El número de personas que eligen trabajar de esta manera está en ascenso por la alta conectividad pero también a cambios de paradigma en las empresas y en las formas de atraer el talento, como así también la forma en que conciben el trabajo las nuevas generaciones.

El portal Freelancer.com , el mayor mercado de trabajo freelance y crowdsourcing, elaboró una tipología para clasificar algunos de los hábitos más comunes y las preferencias entre quienes siguen el deseo de ser sus propios jefes, en búsqueda de un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

El auge responde a la búsqueda de talentos y a las preferencias de las nuevas generaciones

La elección del momento para trabajar marca una primera clasificación. Están los noctámbulos, que prefieren el silencio de la noche para terminar con sus pendiente y se ven estimulados creativamente por la quietud de la ciudad a la madrugada. Ya que pueden elegir sus horarios, duermen cuando la ciudad está despierta. En el polo opuesto están los madrugadores.

El lugar donde trabajar divide también las aguas. Los espacios de coworking que proliferan en ciudades grandes son hábitat natural para atraer freelancers. Sin embargo, hay muchos fans del bar que sienten que sin el soundtrack de ruido de charlas y vajilla no pueden trabajar. En ese caso, es clave verificar que haya buena señal de wifi. Para quienes eligen la casa, los expertos recomiendan es dividir el espacio de ocio y el de trabajo, para respetar el horario y concentrarse.

Los early-adopters son los primeros en incorporar herramientas de productividad

Por combinación de tareas están los multitasking (versátiles, realizan varias tareas y se apoyan en herramientas online). Otros estilos incluyen a los autodidactas (fanáticos de los tutoriales y de los cursos online, no saber un lenguaje o un nuevo software no es un impedimento para que sumen un nuevo expertise), los early-adopters (son los primeros en incorporar nuevas tendencias y herramientas de productividad: slacker, técnica pomodoro. Aprovechan el submundo de los foros y las webs especializadas ) y los facilitadores que son los reyes del networking y saben dar con la recomendación ideal.

No hay reglas predeterminadas, es cuestión de encontrar el estilo propio. O crearlo.

noticias relacionadas