El Gobierno aprovechó todas las señales del exterior para buscar firmeza entre la tormenta. Primero fue el comunicado de Christine Lagarde apoyando la alternativa de adelantar el programa de desembolsos -a cambio de un megaajuste, eso sí- y luego el respaldo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para influir entre las potencias reticentes a darle más crédito (en todos los sentidos) a Argentina.

El influyente periódico The Washington Post sumó su cuota a través de un editorial en el cual menciona los “profundos problemas” que atraviesa el país, pero también recomienda que “debe ayudarse” a Argentina. Aún con la inocencia perdida hace tiempo, sorprende lo directo del mensaje. Menciona la campaña presidencial en ciernes y concluye: “A pesar de sus errores (Macri) intenta liberar a Argentina de su adicción populista y las políticas equivocadas que genera. Mientras esté dispuesto a tomar riesgos políticos en esta causa, sus amigos en el extranjero no deben abandonarlo”.