El bufete panameño que acaparó la atención del mundo por ser el epicentro de los llamados papeles de Panamá, no consiguió sobrevivir al escándalo y anunció el cierre de todas sus oficinas por falta de clientes. La firma de abogados explicó en un comunicado al que tuvo acceso Efe que “el deterioro reputacional, la campaña mediática, el cerco financiero y las actuaciones irregulares de algunas autoridades panameñas (le) han ocasionado un daño irreparable”. El cierre de las oficinas tendrá lugar el próximo 31 de marzo, tres días antes de que se cumplan dos años desde que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) publicara la base de datos con la creación de sociedades “offshore” que salpicó a personalidades muy diversas, entre ellas, el presidente Mauricio Macri.