Alejandra Hartman creció rodeada de autos y herramientas. Su abuelo, su padre y sus tíos tuvieron talleres mecánicos. Durante más de 20 años desarrolló una carrera exitosa como ejecutiva de una empresa multinacionales hasta que dos año atrás comenzó a notar que las mujeres estaban marginadas de la tarea de ocuparse de los autos, a pesar de que la mayoría maneja. Pasó de la impresión a los datos. Combinó su pasión por los autos y sus conocimientos de marketing y entrevistó auna comunidad de mujeres para saber cómo se relacionan con sus vehículos. Concluyó que el 71 % no sabía cambiar un neumático y que la mitad delegaba a un familiar la tarea de llevar el auto a un mecánico.

Relevó algo más: que la mitad de las mujeres a las que había acudido para consultar quería saber más sobre mecánica y que la mayoría sentiría más confianza si en el taller mecánico la atendiera una mujer. Así que dejó los aviones que tomaba frecuentemente por su empleo ejecutivo y creó Lady Fierros que este año va por su segunda edición. "Cuando todas las niñas jugaban con muñecas, yo repartía mi tiempo entre autos, herramientas y repuestos", cuenta Hartman para explicar por qué su mundo infantil se convirtió ahora en una empresa de servicios y de educación y capacitación para mujeres. En Lady Fierros hay asesoramiento integral en cuestiones como decisión de compra, técnicas de manejo, detección y solución de problemas. que se puede realizar en forma online.

Además de la actividad diaria, Hartamn organiza una "clínica de autos". La próxima se realizará el jueves 11 de abril a las 17.30 h en el Salón Edificio ZenCity, Rosario Vera Peñaloza 599, (1107) CABA. Las participantes podrán disfrutar de una merienda saludable de Directo de Huerta y un coffee break organizado por Café Martínez. También habrá sorteos de Bosch, Tiper Autopartes, Fazio Neumáticos y Taller Mecánico Motorika, entre otros, según anuncia.

"La jornada será interactiva, nada sofisticada ya que no pretendemos que salgan como técnicas mecánicas, sino que aprendan tips muy simples", contó Hartman y agregó que el objetivo es que "las mujeres no vuelvan a repetir la frase: yo de autos no entiendo nada".

Claro que, consciente de las dificultades de acercamiento a la mecánica de autos y a los prejuicios sobre el vínculo con los fierros, la charla tiene un título tan sencillo como provocativo que alude a los prejuicios y al interés por hacerse dueña del funcionamiento del vehíclo: "¿Qué hay debajo del capó?". Para salir con pregntas respondidas.