Más de tres millones de visitantes por año disfrutan la experiencia de realizar actividades en los entornos naturales de las áreas protegidas. Un recorrido por las distintas regiones de Argentina, vinculando los destinos turísticos con los parques nacionales de cada zona es útil para descubrir la reserva de emociones del país.

Cerca de todos los destinos del país hay un parque nacional, ya que fue en estas áreas donde empezó a desarrollarse, hace casi un siglo, la actividad recreativa de los argentinos. Ese diseño original, que enlaza rutas, servicios turísticos y circuitos comarcales, permite acceder a experiencias en el entorno natural propio de cada región, despegadas de los grandes centros urbanos.

La Patagonia andina propone como eje vial la Ruta 40, para unir los parques desde Aluminé, en el norte del Neuquén, hasta El Calafate, en el suroeste de Santa Cruz. Son más de mil setecientos kilómetros de aventuras que van desde el montañismo hasta las excursiones náuticas, sumando senderismo, acampe, cabalgatas y rafting a esta oferta.

En la franja central del país, dos ambientes de particular magnitud unen los montes y las formaciones geológicas con vestigios de la era de los dinosaurios en Talampaya, La Rioja, en y Sierra de las Quijadas, San Luis.

La provincia puntana cuenta con ciudades preparadas para la recepción de visitantes, como es el caso de Potrero de los Funes y Merlo, destacando por su cercanía con el área protegida el complejo La Aguada, que ofrece cabañas, cabalgatas, travesías a pie y en bicicleta.

Sin duda, una de las estrellas del sistema nacional de áreas protegidas es el Parque Nacional Iguazú, visitado cada año por más de 1.300.000 personas de todo el mundo. Este destino, que forma parte del Corredor Verde de Misiones junto a los Saltos del Moconá y las Ruinas Jesuíticas de San Ignacio, mantiene la cultura guaraní en el marco de uno de los últimos relictos de Selva Paranaense.

En el norte más profundo, la ciudad de Abra Pampa marca la puerta de ingreso al Monumento Natural Laguna de los Pozuelos. Este humedal, situado a unos cuatro mil metros de altura y reconocido como Sitio Ramsar y son los flamencos quienes reinan en este espejo de agua, habiéndose contabilizado más de 30.000 ejemplares.

En verano, Parques Nacionales son destinos naturales.