Las redes sociales, ese espacio mordaz, desprejuiciado y cruel, sigue mostrando por estos días un enfrentamiento esquemático y con reacción espasmódica más que reflexiva.

Y cualquier posición crítica hacia el Gobierno actual es respondida por ejércitos descalificadores y aplaudidos por otra tanda de clappers dispuestos a mostrar que hay una distancia irrecuperable entre el “ellos” y el “nosotros”. Pero claro que los creativos no están sólo en nuestro país.

Así como los argentinos “crearon” Peronia, ese país imaginario donde se concentran todos los males del peronismo-kirchnerismo, los catalanes alumbraron su propia nación, Tabarnia, compuesto por Tarragona, Barcelona y las ciudades costeras, con un separatismo dentro del separatismo catalán. Puede ser sólo un buen chiste, pero siempre conlleva el riesgo de que el reino imaginario se corporice y quiera imponer un control por la fuerza pública frente a las protestas.