Se vende el histórico castillo Guerrero, ubicado en Domselaar, partido bonaerense de San Vicente. Construído en 1880, es una joya arquitéctonica de cuatro plantas en 17 hectáreas. En sus paredes hay parte de la historia de amor y muerte de Felicitas Guerrero, era considerada "la más bella de la República", según Guido Spano. El valor es de U$S3,7 millones. Allí se filmó El cuento de las comadrejas y Crónica de una fuga, entre otros filmes.

La inmobiliaria Remax tiene la exclusividad y cuenta que hay cuatro interesados. El detalle interesante es que los herederos lo venden con todo lo que tiene adentro, muebles, libros, adornos, arañas y todos los recuerdos de la familia. Hace un año murió Josefina Guerrero, la sobrina nieta, y quien cuidaba con esmero todo y organizaba, hasta sus 89 años, las visitas guiadas. Con su muerte, los actuales herederos decidieron poner el castillo en venta hace un mes.

Tiene 28 ambientes, cada uno promedia los 55 metros cuadrados y sus techos tienen cinco metros de altura. "Todos los materiales fueron importados de Francia para su construcción", dice el aviso publicado en Mercado Libre. 

La historia de Felicitas Guerrero es tan triste como fascinante. A sus 14 años, su padre arregló un casamiento con Martín Gregorio de Alzaga, que tenía 53 años, pero era uno de los hombres más ricos del país. Tuvo un hijo que murió por la fiebre amarilla, volvió a quedar embarazada y su segundo hijo nació muerto. Al año siguiente falleció su esposo y quedó viuda a los 26 años. Pretendientes no le faltaban, todos la buscaban por su belleza y, también, fortuna.

Enrique Ocampo era uno de sus candidatos. Todos los días le escribía una carta de amor. Sin embargo, Felicitas se enamoró de Manuel Saénz Valiente, un terrateniente adinerado. El 30 de enero de 1872 Ocampo fue a visitarla a su casa de Barracas, le pidió hablar a solas y, cuando se enteró que no era correspondido, la mató. Sus padres construyeron la iglesia Santa Felicitas, con un museo y una escultura. Cuenta la leyenda que por las noches se aparece y llora.

Muchas mujeres atan pañuelos blancos a las rejas de la iglesia saludando a Felicitas y aseguran que cuando al día siguiente aparecen húmedos, es porque pasó y se secó las lágrimas. Otras prefieren atar lazos y pedir por el regreso de algún amor.

Los padres de Felicitas no tenían consuelo, y decidieron construir el Castillo Guerrero en Domselaar. Allí están todos los recuerdos de esa historia de amor que terminó en el "primer femicidio argentino", según dicen algunos. Josefina, su sobrina nieta custodiaba la mansión como un santuario y no se cansaba de hacer tours y recrear la historia. A un año de su muerte, el castillo está en venta.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos