El presidente catalán depuesto, Carles Puigdemont, se comprometió a regresar a Cataluña si gana las elecciones del 21 de diciembre, asumiendo el riesgo de ser detenido, aunque confió en que el gobierno español respetará los resultados y permitirá su investidura.

"Si el gobierno (español) respeta el resultado, volveremos. Si la voluntad del pueblo de Cataluña es que sea investido president, yo estaré en Palau", aseguró Puigdemont en una videoconferencia desde Bruselas organizada por la Agencia Catalana de Noticias (ANC).

Puigdemont se presenta a las elecciones al frente de la lista Junts per Catalunya (Juntos por Cataluña), con la que pretende recuperar el cargo del que dice haber sido destituido "ilegítimamente".